Revista Pausa

Reivindicando la comida casera

Majo Herrero nos demuestra con su blog Mi corazón de arroz que no se necesita más que buenos ingredientes y ganas de compartir para hacer un plato que sea el centro de un encuentro con la familia y amigos

¿Cómo nació Mi corazón de arroz?

Mi blog es un diario personal que gira en torno a la comida. Aunque soy comunicadora de profesión, mi actual trabajo de vestuarista me alejó un poco de las letras y el mundo editorial. Por una necesidad de descargo del trajín laboral, decidí volver a escribir. Aparte, llegó un momento en que me di cuenta de que aunque simplemente amaba cocinar para mis amigos y familia, tenía que dar un paso más. Y quería aprender más de fotografía, de food styling, de diseño... Y así, tras meses de desarrollar contenido sin compartir con nadie, me animé finalmente a lanzar un blog que hoy tiene ya casi 100 recetas publicadas.

¿Qué te motivó a compartir tus recetas?

Fueron varias cosas: el deseo de que las personas cocinen más en casa, revalorizando el aspecto social de comer en familia o con amigos; desmitificar que la cocina es complicada y requiere de estudiar o saber demasiado; mostrar que uno puede comer rico, sano, fácil y económico; es solo cuestión de eliminar prejuicios y probar.

¿Qué implica tener y mantener un blog?

Implica más que nada un gran compromiso y mucha perseverancia. Es un trabajo de todos los días. Sin importar cuán cansada, ajetreada o desmotivada esté, trato de dedicarle aunque sea una hora al día. Imponerme esa disciplina fue superdifícil, pero me hizo entrar en ritmo. Hoy en día intento publicar una receta semanalmente y, cuando no puedo, me mantengo activa en Instagram y desde ahí comparto tips y recetas fáciles. No es sencillo, y la gratificación es a largo plazo. Pero cuando llega, y alguien cocina eso que vos hiciste con tanto amor, vale la pena el esfuerzo.

En cuanto a conocimientos, se aprenden con el tiempo. En mi caso, me puse muy DIY (do it yourself - hacelo vos mismo) e hice todo desde cero: desde el diseño hasta el armado de la página. ¡Gracias, YouTube! (risas). Tuve que aprender a usar Wordpress, a tomar y retocar fotos, algo de diseño, un poco de manejo de redes sociales... Lo bueno es que conlleva un montón de habilidades que a uno le sirven para siempre. Y bueno, si no se sabe algo, es bueno siempre tener el número de quien sepa.

Bruschettas
Bruschettas mexicanas con pesto de cilantro.<br>
Bruschettas mexicanas con pesto de cilantro.

¿Cuál fue tu primer contacto con la cocina?

Aunque mi mamá siempre cocinó en casa, no tuve un acercamiento a la cocina hasta mis últimos años de facultad. Como llegaba tardísimo todos los días, no me quedó otra que aprender. Primero, cosas simples para sobrevivir el día a día. Con el tiempo, ya después de casarme, la cocina se volvió el eje de todo en la casa: de celebrar, de compartir con amigos, de mimarse. Y así, de pronto tenía un montón de recetas que fui juntando a través de los años que no quería que se perdieran. Ahí empezó este viaje.

Solés compartir sobre #blw en tus redes, ¿podrías comentarnos cómo lo implementan en tu familia?

El BLW, o baby-led weaning, es una corriente de alimentación complementaria para niños mayores de seis meses. En vez de recurrir a los tradicionales purés, se les permite a los bebés descubrir los alimentos como son, en trozos que ellos puedan agarrar; se les ofrece una variedad para estimular su curiosidad por los distintos sabores. Nosotros implementamos el BLW desde el día uno, y eso nos permitió sentarnos en familia, a la vez, prácticamente comiendo todos lo mismo. La experiencia es sumamente divertida, porque el bebé va desarrollando sus gustos y descubriendo por sí mismo el fascinante mundo que gira en torno al momento de la comida. Los favoritos de Awi, mi hija, son el brócoli, el arroz con porotos, las tortillas y las naranjas.

¿Qué comidas definen para vos a la gastronomía paraguaya?

Es una pregunta muy difícil porque amo nuestra gastronomía y creo que aún existe un mundo por descubrir y explotar como cultura. Amo el vori vori, la chipa y el mbeju, la chipa guasu y la sopa paraguaya. Al momento de dejar de comer carne roja, fue mi desafío reinventar algunos de esos clásicos, como el pajagua y la chipa so’o. De verdad, si uno se saca el prejuicio, pueden hacerse versiones vegetarianas sin comprometer el sabor en lo más mínimo.

¿Qué tipo de alimentación te gusta llevar?

Trato de llevar una alimentación equilibrada cuando puedo. Muchas veces eso implica desayunar una potente combinación de proteínas, frutas y verduras, almorzar liviano y terminar merencenando medialunas y chipa (risas). Pero sí, de un tiempo a esta parte descubrí que comer sano sin privarme de nada no solo me hace sentir bien físicamente, sino que me inspira a descubrir nuevos sabores y encontrarle la vuelta saludable a las comidas pesadas que estamos acostumbrados a comer. Cuando dejé de hacer dieta y empecé a simplemente comer sano, descubrí la felicidad.

¿Cómo organizás tus comidas semanales? ¿Tenés algunos tips que utilices a menudo?

Depende de la semana. En general, me gusta aprovechar cuando tengo más tiempo para cocinar en grandes cantidades y luego ir reinventando el menú con el paso de los días. Por ejemplo, una gran olla de arroz fácilmente se disfruta toda la semana: como parte de un bowl, como acompañamiento de lentejas, como tortillas, como ingrediente de un suflé, y así hasta el infinito.

También me gusta tener legumbres y verduras hervidas congeladas en el freezer en porciones, entonces ante el apuro, siempre hay una opción saludable que no requiere más que descongelar, calentar y comer.

Skinny carrot cake cookies
Skinny carrot cake cookies
Skinny carrot cake cookies

¿Qué chefs o blogs te inspiran?

Quizás como no soy chef, admiro más a los comunicadores gastronómicos que a los cocineros en sí. Me gusta mucho el youtuber Donal Skehan; también hay una señora que se llama @zoebakes en Instagram que, aunque se dedica a la pastelería, hace unos videos muy geniales. Eso sí, soy fan de los programas de concursos y de los shows de viajes gastronómicos como el de Anthony Bourdain y Chef’s table.

¿Cuáles son tus ingredientes favoritos?

Me gusta el arroz, obviamente, pero soy fanática de las verduras de estación, las legumbres —el poroto manteca se lleva mi corazón— y los alimentos coloridos y frescos. Ir al súper y encontrar una verdura desconocida es una de las mejores cosas que pueden pasarme en la semana.

¿Cuál es tu receta favorita del blog?

Mi receta, al igual que mi comida favorita, es la de arroz kesu. Me encanta porque no hay mejor alimento para el alma que un plato de arroz calentito con mucho queso. Me recuerda al amor maternal, cuando tu mamá te mimaba de chico si estabas enfermo, si de repente necesitás algo reconfortante y hogareño que te teletransporte a épocas más simples. Además, es el mejor acompañamiento inventado hasta ahora.

¿Qué consejo darías a esas personas que tienen miedo de acercarse a la cocina?

Les diría que la cocina se trata sobre equivocarse mil veces, y que eso no significa ser mal cocinero. Cocinar es prueba y error, es quemar ollas, salar de más, que se corte la mayonesa… Solo equivocándose uno aprende y con el tiempo va mejorando. El tema es dar el primer paso, juntar los ingredientes y animarse a descubrir este colorido mundo de sabores.

Dejá tu comentario