Interior

Recomiendan chequeo por humo tóxico

 

Profesionales voluntarios (biólogos, ingenieros y veterinarios), que fueron al Chaco para monitoreos, señalan que los incendios ocurridos en la Reserva de la Biósfera, según evidencias, apuntan a un origen de intervención humana, sin descartar que algunos se hayan originado en Paraguay.

Recomiendan reforzar controles en la población cercana afectada por el humo tóxico generado. “Los bosques chaqueños no se queman fácilmente, sin embargo, a través de las pasturas puede ingresar el fuego. Cuando se deforesta un cuadrado dentro del bosque para pastura, en el momento en que se queme el pasto eso va a afectar a los bordes del monte y con cada incendio se irá consumiendo un poco más la zona boscosa” afirma el ingeniero agrónomo Luis Recalde, que formó parte del equipo.

Señala que lo ideal es que los productores tengan cortafuego, área despejada de vegetación, para evitar que la quema del potrero ingrese a la cobertura boscosa.

EFECTO. ”Los incendios provocan un humo tóxico, que en sequía y con vientos fuertes del norte y noreste, se distribuyen rápidamente por el corredor de vientos que forma el río Paraguay y sus planicies adyacentes. Estos humos contienen, entre otras cosas, contaminantes orgánicos persistentes (COP), que tienen efectos cancerígenos”, señala parte del informe.

En cuanto a la fauna, los animales como pequeños mamíferos y reptiles fueron los más afectados tras el incendio de gran magnitud por su baja capacidad de huir de las llamas, según Recalde.

Dejá tu comentario