Especiales

Recién casados renuncian a sus trabajos y recorren Latinoamérica en moto

Una pareja argentina renunció a su trabajo e inició hace pocos días un recorrido por Latinoamérica a bordo de La negra libertad, su motocicleta. La aventura de este recorrido comenzó en Brasil y actualmente están en Paraguay.

Gabriel Martínez y Verónica Latorre se casaron el 7 de septiembre y el 3 de octubre ya estaban montados sobre dos ruedas cargando solo lo necesario. Ellos decidieron dejar la rutina y emprender el recorrido que soñaban desde hace tiempo.

“En un mes renunciamos a nuestros trabajos, nos casamos y decidimos salir a recorrer el mundo en moto”, dijo Verónica en contacto con Última Hora.

Ambos son contadores públicos, él trabajaba para el Estado y ella para una empresa del sector impositivo. En busca de aventura, abandonaron sus trabajos y su casa, en el Chaco argentino.

Desde allí realizaron un recorrido de 700 kilómetros en Argentina, luego pasaron a Foz de Iguazú, Brasil, y posteriormente cruzaron al lado paraguayo por Ciudad del Este, Departamento de Alto Paraná.

El vehículo que los lleva a nuevas experiencias es La negra libertad, una motocicleta Mondial HD250, “una moto chiquita, pero que nos va a bancar el viaje”, comentó Gabriel.

recién casados
La negra libertad, es el nombre que le dieron a la motocicleta en la que recorrerán Latinoamérica.
La negra libertad, es el nombre que le dieron a la motocicleta en la que recorrerán Latinoamérica.

Desde hace tres días están en Asunción, hospedados en la casa de una tía.

El siguiente destino es Brasil nuevamente, donde quieren conocer varias ciudades, luego irán a Bolivia, Ecuador, Colombia, Panamá y, por ultimo, a México.

Nota relacionada: Recorriendo Latinoamérica, venezolanos se enamoraron de Paraguay

Verónica aclaró que, pese a que muchas personas consideren este viaje como una luna de miel, para ellos significa mucho más, si se toma en cuenta el tiempo que lo vienen planificando y las decisiones que tuvieron que tomar.

“Decidimos lanzarnos en esta aventura para obtener más experiencia, conocimiento, conocer personas, culturas, maravillas naturales y demostrar que hay más gente buena que mala”, expresó la joven recién casada.

Lea también: Una aventura juntos por toda Sudámerica, con escala en Paraguay

Su pareja agregó que en los primeros 1.000 kilómetros ya tuvieron muy buenas experiencias, se cruzaron con personas que, sin conocerlos, les ofrecieron trabajo, comida y hospedaje. “Somos conscientes del riesgo y de la inseguridad que muchas veces pasamos”, agregó Verónica.

Concluyeron comentando que partieron con la hipótesis de que encontrarán en cada país de la región que conozcan, a personas buenas, dispuestas a compartir su cultura, afecto y experiencias.

Dejá tu comentario