21 abr. 2024

raudales

Los funcionarios de la Municipalidad de Asunción limpiaron este lunes los sumideros que quedaron saturados de basura tras los intensos raudales registrados por las lluvias.
El joven Jesús Blanco relató que no quería tener el peso en la conciencia de no haber ayudado a la persona que se encontraba atrapada en un desagüe pluvial en medio de una copiosa lluvia y un fuerte raudal del jueves último, por lo que salió al rescate.
Una intensa y breve lluvia que se vivió cerca del mediodía de este jueves generó un furioso raudal en la avenida Avelino Martínez, en el límite entre San Lorenzo y Fernando de la Mora, que casi se cobró una vida humana. Gracias al auxilio de tres personas, un hombre se salvó de morir arrastrado y ahogado por el raudal.
Dos peatones fueron arrastrados por el raudal al intentar cruzar el puente ubicado sobre el arroyo Acaraymí de Ciudad del Este, que se desbordó debido a las intensas lluvias. Uno de ellos pudo ser rescatado y el otro está desaparecido. En otro caso, un automovilista también fue llevado por la corriente, pero salió ileso.
El comandante del Ejército, general César Moreno, rompió el silencio en el segundo día de búsqueda de los militares desaparecidos tras ser arrastrados por un fuerte raudal hasta el arroyo Lambaré. Ellos iban a su búsqueda cuando ocurrió el siniestro.
Cuando se registran temporales o lluvias intensas, la ciudad de Asunción y otras localidades del departamento Central se ven afectadas por los raudales, que ya se cobraron vidas humanas, dejan grandes destrucciones, siendo un problema que aún no puede ser solucionado.
Circular por la ciudad de Lambaré cuando se registran temporales es prácticamente una misión imposible, además de ser una trampa mortal, porque todas sus calles se convierten en arroyos, según afirmó el intendente de la ciudad, Guido González.
Los buzos de la Armada Paraguaya realizaron una búsqueda de los militares arrastrados por el raudal en Lambaré, en la zona de la Costanera Sur de Asunción.
Las lluvias registradas este sábado en el Departamento Central generaron importantes raudales en algunas ciudades, entre ellas Luque, donde varios vehículos fueron arrastrados.
Para evitar que las principales avenidas de Asunción colapsen con cada lluvia, el intendente de la ciudad, Óscar Nenecho Rodríguez, señaló que uno de los objetivos de su gestión es llegar al 60% de cobertura de desagüe pluvial.
Una vez más, un evento metereológico ha puesto en una situación de emergencia a varias localidades del país y, como ya es costumbre, a la ciudad de Asunción y su gran área metropolitana. El temporal que llegó con fuertes vientos así como gran cantidad de lluvia puso no solamente en jaque la inexistente infraestuctura urbana de nuestras ciudades, sino sobre todo ha puesto en riesgo la seguridad e integridad de las personas. Es inaceptable que en el Paraguay una copiosa lluvia con sus raudales logre paralizar todas las actividades.
Una de las más sensibles deudas en el Paraguay tiene que ver con la planificación de las ciudades, para que estas puedan ser espacios amables para las personas. No solamente están concebidas sin espacios verdes y sin espacios públicos para la recreación de la población, sino que el concepto urbano que predomina está pensado exclusivamente para la movilidad del automóvil, y se olvida del peatón y de otros medios de transporte como la bicicleta. Las autoridades municipales deberían priorizar una infraestructura que dé una vida digna a las personas.
Parques como punto de retención, pisos para infiltración y recuperar cauces son algunas estrategias que deben implementarse. Experto asevera que es clave voluntad política para implementarlas.
Las calles y avenidas volvieron a inundarse con las intensas lluvias en Asunción y el Departamento Central. Los bomberos reportaron varias personas atrapadas en los raudales.
Severamente cuestionado por su administración, el intendente de Asunción, Óscar Rodríguez, respondió a las críticas: “Desde la gradería todos somos supermanes y mujeres maravilla. No es así, tiene su proceso. No tengo la varita mágica, a lo mejor otro candidato era Supermán”. Tal exabrupto es inmerecido por la ciudadanía que sufre cotidianamente el estado de abandono de la capital. Lo que necesita Asunción es que sus autoridades tengan planes para resolver los problemas, y dar a los contribuyentes la calidad de vida.
Las intensas lluvias registradas durante la jornada del lunes nuevamente derivaron en el colapso de las calles de Asunción y del área metropolitana.
Ciudades colapsadas por un tráfico infernal, un pésimo servicio de transporte público, edificios y megaproyectos que se erigieron en contra de los planes urbanos en ciudades que carecen de desagüe pluvial, el asfalto taponando arroyos que con cada lluvia vuelven a buscar su cauce con raudales que generan daños y accidentes, son algunos de los temas recurrentes que nunca están en el radar de las autoridades ni municipales ni del Gobierno Central. Nuestras ciudades han crecido sin ser planificadas y son víctimas de los vaivenes de la politiquería que solo busca satisfacer sus propios intereses para sostenerse en el poder, pero nunca piensa en las soluciones a los graves problemas de la población. Este es un círculo vicioso que nos mantiene en el atraso.
La fuerte lluvia registrada desde tempranas horas de este miércoles causó estragos en pocos minutos en Asunción y el Departamento Central, ya que cayeron árboles y se registraron personas atrapadas.
Una calle del barrio Jara de Asunción quedó en deplorable estado tras las últimas lluvias registradas en la capital. Fuertes raudales destrozaron las capas del asfalto que se construyó hace cinco meses.
Un historiador explica por qué se generan los peligrosos raudales en distintas calles de Asunción. Se trata de un problema de larga data que tiene que ver con los arroyos subterráneos de la capital del país.