Política

Quintana reasumió en Diputados y solicitarán pérdida de investidura

El legislador oficialista Ulises Quintana estuvo privado de su libertad por 10 meses, tiempo en que solicitó permiso a su banca. Celeste Amarilla anunció que pedirá la expulsión de su colega.

Tal como se anunció desde el momento en que quedó en libertad, ayer, durante la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, Ulises Quintana (ANR) reasumió su banca, tras estar 10 meses preso en Viñas Cué, imputado por tráfico de drogas en carácter de cómplice, tráfico de influencias, asociación criminal, enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

Las investigaciones giran en torno al apoyo financiero que habría recibido durante su campaña electoral por parte del supuesto jefe narco Reinaldo Cabaña, alias Cucho, y las conversaciones mantenidas entre ambos.

Quintana llegó temprano a la sede parlamentaria y se reunió con sus compañeros del bloque Añetete en la bancada. Minutos antes que se inicie la plenaria ingresó a la sala de sesiones y ocupó su banca, salió nuevamente y esperó que el presidente lo convoque oficialmente.

En este tiempo estuvo acompañado por Luis Arévalo, uno de los secretarios del presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

Al reingresar a la sala, Ulises fue recibido con aplausos por la mayoría de sus colegas, principalmente los colorados oficialistas, que incluso le dieron efusivos abrazos, entre ellos Colym Soroka.

Una vez más Quintana habló de ser un perseguido político y que el Ministerio Público no puede sostener las acusaciones en su contra y que demostrará su inocencia.

Ante esta situación, la diputada liberal Celeste Amarilla manifestó que le dio vergüenza que se le haya aplaudido a Quintana y adelantó que la próxima semana presentará el pedido de pérdida de investidura contra tres diputados que habrían incurrido en uso indebido de influencias.

Dijo que, además de Quintana, presentará el pedido en contra de su correligionario Carlos Portillo (PLRA), quien se viene salvando desde el año pasado, como así también contra el colorado Tomás Rivas, quien por un año chicaneó su proceso de desafuero.

Amarilla indicó que al no existir un reglamento no hace falta una cantidad mínima de firmas para presentar el pedido, pero de igual manera solicitará el acompañamiento de sus colegas.

Dejá tu comentario