Nacionales

¿Quiénes son los peligrosos reos que lideraron fuga en cárcel de Encarnación?

Muertes, fugas y sangrientos motines. Así es como, en pocas palabras, se pueden sintetizar los largos expedientes carcelarios que arrastra cada uno de los integrantes del Primer Comando Capital (PCC), cabecillas de la fuga con toma de rehén en la Penitenciaría de Encarnación.

Jackson da Silva de Paula, Vicente Leiva Piatti y Walter Darío Ayala fueron los artífices de una fuga en el penal de Encarnación que pareció haber salido de una película, pero con un final frustrado. Vivieron poco más de tres horas de libertad a costa de un guardiacárcel que tomaron de rehén.

En medio de todo el caos y la movida policial que causaron, lo único que no sorprendió fueron sus frondosos antecedentes.

Puede interesarte: Ministro de Justicia critica falta de recursos tras fuga de reos

En 2015, Raúl Vicente Leiva Piatti (29), junto con otros dos reos de la Unidad Penitenciaria Industrial Esperanza, perpetró una fuga cuando era trasladado en un móvil hasta el Palacio de Justicia.

En aquella ocasión redujeron a tres funcionarios del penal y se alzaron con una escopeta calibre 12, perteneciente a uno de los guardiacárceles. Además, amenazó con un puñal en el cuello a otro funcionario que viajaba en el lado del acompañante del chofer.

Lea más: Miembros fugados del PCC se entregan

Fue así como consiguió que el vehículo pare sobre 21ª Proyectada casi Ayolas para darse a la fuga caminando.

Walter Darío Ayala, por su parte, había cumplido una condena por robo agravado de tres años en 2016, año en que fue bautizado como nuevo miembro del grupo criminal brasileño en la Penitenciaría de Tacumbú.

Miembros del PCC.jpg
Durante el intento de fuga los reclusos divulgaron una fotografía de la toma de rehén.
Durante el intento de fuga los reclusos divulgaron una fotografía de la toma de rehén.

Tan solo tres meses duró en libertad puesto que, en setiembre de ese año, se vio involucrado en el asesinato de un guardiacárcel y su hijo. Ambos habían sido ultimados a balazos tras, supuestamente, haber develado un plan de fuga liderado por Jarvis Chimenes Pavão.

El último en la lista es el brasileño Jackson da Silva de Paula, uno de los más recientes trasladados al penal de Encarnación. Es uno de los 28 reclusos imputados por el sangriento motín que dejó 10 fallecidos y 12 heridos en la cárcel de San Pedro.

Nota relacionada: Fiscalía imputa a 28 reclusos tras masacre en la cárcel de San Pedro

Fue detenido en 2016 en la colonia Cerro Cora'i de Pedro Juan Caballero, Departamento de Amambay, pero no puede ser expulsado al Brasil por las causas abiertas en nuestro país.

La fuga de los tres miembros del PCC se registró cerca de las las 17.00 de este jueves. Los reclusos utilizaron el vehículo del jefe de seguridad del penal, Miguel Medina, quien fue tomado como rehén para huir.

Sin embargo, a unos 3 kilómetros el automóvil quedó varado, por lo que terminaron siendo acorralados por la Policía Nacional. Tras un larga negociación para que los reos se entreguen y nadie resulte herido, los miembros del PCC accedieron volver a la penitenciaría.

Del poder de los reos fueron incautados armas de fuego y varios teléfonos celulares, que serán peritados por el Ministerio Público.

También puede leer: Objetivo era tomar de rehén al director de la cárcel de Encarnación

De acuerdo con la investigación realizada por el Ministerio Público, se presume que el objetivo real era secuestrar al director de la cárcel de Encarnación, César Garay, y no a Medina.

El penal regional de Itapúa alberga 1.228 reclusos, superando de esa forma su capacidad poblacional, de acuerdo con el Ministerio de Justicia. El Centro de Rehabilitación Social (Cereso) solo debería contar con 600 internos.

Según la fiscala del caso, Raquel Bordón, 85 de los internos son miembros del PCC, aunque Justicia incluso lanzó que son 92 integrantes del grupo criminal que se encuentran en esa cárcel y que son considerados peligrosos.

Dejá tu comentario