Mundo

Quemaron viva a una joven por denunciar acoso sexual

Bangladesh vive el dolor en medio de las protestas por el asesinato de Nusrat Jahan Rafi, una estudiante a la que quemaron viva por denunciar el acoso sexual del que era víctima por parte del director de su escuela. El Gobierno prometió acciones y hasta el momento ha detenido a 17 personas.

Nusrat Jahan Rafi es el nombre de la joven de 19 años que tuvo el coraje de denunciar que era víctima de acoso sexual en Bangladesh, un país en el cual hay mucho por hacer en la lucha por los derechos de las niñas y las mujeres.

El acosador de Nusrat Jahan Rafi era el propio director de la escuela a la que asistía, Hafez Abdul Kader. Apoyada por su familia, ella lo denunció en marzo pasado, inmediatamente tras la agresión y, dos semanas después, un grupo de personas la quemó viva.

La rociaron con queroseno y le prendieron fuego. El crimen ocurrió en el centro educativo y la joven falleció el pasado 10 de abril tras cinco días de agonía. "El profesor me tocó. Combatiré este crimen hasta mi último aliento", dijo antes de fallecer en una grabación que logró realizar en el teléfono celular de su hermano, Mahmudul Hasan Noman, mientras la trasladaban en una ambulancia de un centro asistencial a otro, informa BBC.

Bangladesh Mahila Parishad, un colectivo que lucha por los derechos de las mujeres, informó que solo en 2018 fueron reportados 940 casos de violaciones en el país asiático, pero asumen que la cifra debe ser mucho mayor, ya que las mujeres evitan realizar las denuncias por temor a situaciones como la que vivió Nusrat Jahan Rafi.

Al presentarse ante la Policía, la estudiante fue grabada con el teléfono celular por el oficial que la atendió e incluso le dijo que no era gran cosa y debía retirar la denuncia. Esa grabación se hizo pública y Nusrat Jahan Rafi no solo fue escrachada públicamente sino que además la acosaban a través de las redes sociales. Hasta que finalmente fue asesinada por simpatizantes del director al que acusó.

La policía explicó este viernes que el director "les dijo que presionaran a Rafi para que retirara la denuncia o que la mataran si se negaba (...) El plan era pasar el incidente como un suicidio. Pero fracasó después de que Rafi logró bajar las escaleras mientras estaba en llamas porque el pañuelo se quemó y liberó sus manos y pies".

Tras la muerte de Nusrat Jahan Rafi se desataron protestas en todo Bangladesh, por lo que la primera ministra Sheikh Hasina prometió acciones contra los responsables y, hasta el momento, hay 17 detenidos, tres de ellos compañeros de la estudiante asesinada.

Dejá tu comentario