País

Pueblos indígenas en la ciudad

 

Nunca pensamos que sería necesario celebrar un congreso sobre los indígenas que malviven en las ciudades. Sin embargo, ahora se está teniendo en Asunción un congreso nacional sobre este tema.

Al indígena por naturaleza le pertenecen los bosques, la tierra, es su hábitat, y allí desarrolla su cultura. Bueno, esto es lo que debiera de ser. Porque la expansión latifundista de todos los siglos los ha ido arrinconando y dejándolos al aire, sin nada.

De ser señores primigenios del Paraguay se han convertido en seres que no existen, porque están olvidados, y eso a pesar de lo mucho de bueno que sobre ellos dice nuestra Constitución.

Les quitaron la tierra porque nunca les dieron títulos de posesión.

Les quitaron la tierra porque los sojeros consiguen estos títulos en la capital de la nación, y los conceden porque no quieren saber que ya estaban ocupados.

Les quitaron la tierra alquilándosela a los caciques con engaño, pues esto está expresamente prohibido en la Constitución.

Y el resultado de todo esto es la presencia de indígenas durmiendo en el suelo de las aceras en nuestras ciudades y mendigando unas monedas en las calles.

Ha llegado la hora de detenernos y pensar en los 120.000 indígenas paraguayos. Y comunidad por comunidad estudiar las condiciones de vida que tienen, de fijarles institucionalmente el título de sus tierras, y de sacar de ellas a todos los que fraudulentamente las ocupan.

Es una vergüenza que nuestros mayores en la sangre estén siendo despreciados y olvidados como si nada fueran para nosotros, sus descendientes.

Lamentablemente el daño que han hecho a los pueblos indígenas se está repitiendo contra los campesinos. Y si no lo remediamos, ese mal arrasará a los bañadenses y pobladores de asentamientos. Hay que edificar el nuevo Paraguay de abajo para arriba.

Hoy de tarde se clausura el congreso de indígenas en contextos urbanos en el ex Seminario Metropolitano.

Dejá tu comentario