Política

Propuestas para reforma electoral buscan romper control bipartidista

La conformación de mesas electorales por sorteo y con miembros sin afiliación y eliminación de las juntas cívicas son algunas de las propuestas para destronar el predominio del PLRA y la ANR.

La semana pasada fue emitido el informe final de la mesa de diálogo, organizada por el Ministerio del Interior, realizada para unir propuestas en torno a una futura reforma electoral. El documento presenta ocho puntos que buscan romper el bipartidismo que domina el proceso, ya que tanto las Juntas Cívicas como las mesas electorales son controladas por el Partido Colorado y el Partido Liberal, lo cual se presta a contubernios que desvirtúan el voto ciudadano.

Los ocho puntos consensuados fueron: desbloqueo de listas; conformación de mesas receptoras de votos; escrutinio electrónico; confección electrónica de actas electorales; identificación biométrica; sufragio de personas discapacitadas y privadas de libertad; aportes y subsidios electorales, y eliminación de las Juntas Cívicas.

Todas estas propuestas serán remitidas a la Comisión de Reforma Electoral del Congreso, que también realizó su estudio propio.

El propio documento recuerda que el debate se inició a partir de la propuesta inicial del Gobierno recién asumido, de Mario Abdo Benítez, de consensuar una reforma constitucional, a lo que los grupos políticos respondieron que primero debía realizarse una reforma electoral.

La postura de las agrupaciones políticas justamente se basó en la tendencia de que siempre sean colorados y liberales los que dominen un proceso electoral, como lo sería una asamblea constituyente, que debe elegirse a sus miembros por voto.

Juntas y Mesas. Las dos instancias que por el propio Código Electoral están controladas por los partidos tradicionales son las denominadas Juntas Cívicas y las Mesas Electorales, donde los miembros titulares son siempre colorados y liberales.

En el debate dado surgieron propuestas que emulan a los modelos practicados por otros países, como el caso de los sorteos de ciudadanos empadronados con el requisito de que estos no sean afiliados a ningún grupo político.

Otro modelo tiene que ver con el uso de funcionarios públicos para la integración de las mesas, que en algunos países son docentes, como se propuso en la mesa.

Se discutió además si el trabajo debía ser remunerado u obligatorio, lo cual no tuvo un consenso pleno, pero abrió el debate al respecto.

La figura de las Juntas Cívicas, organismos auxiliares que funcionan en cada distrito del país para designar veedores y miembros de mesa, se propuso sea eliminada, ya que con base en la ley electoral, ellas son conformadas por miembros de los partidos con mayor representación parlamentaria, que siempre son colorados y liberales.

Desbloqueo. El viejo anhelo del desbloqueo de las listas cerradas, también llamadas listas sábana, fue planteado en el debate, donde surgió la propuesta de utilizar el sistema de voto preferente.

Este sistema consiste en que el ciudadano pueda votar individualmente por uno de los candidatos a los cargos pluripersonales (diputados, senadores, Juntas). La suma de los votos posiciona tanto al candidato como a su partido político, ya que se utiliza la cifra total para el prorrateo que dará el número de bancas a cada agrupación.

Tecnología. El uso de tecnología fue propuesto en varios aspectos; en primer lugar en las urnas electrónicas, aunque se sugirió que estas impriman el voto y luego este sea depositado en una urna, así como también se archiven las papeletas por cinco años.

Se propuso el uso de tecnología también para imprimir y registrar las actas electorales, así como el registro del voto con identificación biométrica.

Se debatió además en la asistencia a los discapacitados, que los presos sin condena voten, así como policías y militares, y que los partidos rindan los aportes.

Dejá tu comentario