Arte y Espectáculos

Pretenden recuperar imagen original del anfiteatro José Asunción Flores

La Municipalidad de San Bernardino quiere recuperar el anfiteatro José Asunción Flores, tal como estaba en su proyecto original. El nuevo Gobierno ya anunció que financiará la reconstrucción de esta emblemática obra; sin embargo, se desconoce a cuánto asciende la inversión requerida.

El anfiteatro José Asunción Flores, considerado uno de los proyectos culturales más importantes que tuvo la historia del país, será refaccionado mediante la financiación de la Entidad Binacional Yacyretá.

Así lo anunció el miércoles de la semana pasada su director, Nicanor Duarte Frutos, tras una reunión que mantuvo en el Palacio de Gobierno con el presidente Mario Abdo Benítez, quien dio la directiva.

Nota relacionada: Anfiteatro José Asunción Flores, en total olvido

Desde la Municipalidad de San Bernardino, quieren refaccionarlo tal y como está contemplado en el proyecto original del anfiteatro. Eso afirmó a Última Hora Eugenio Oehme Coronel, director del área de Planificación Física y Urbanística del municipio.

Manifestó que la principal idea es recuperar el sitio. “Es muy ambicioso para nosotros porque el grado de deterioro es muy avanzado y eso implica un importante monto”, dijo sobre la inversión que requerirá para la refacción.

El presupuesto aún no está definido, porque todavía queda por hacer un relevamiento completo de la situación actual del lugar. De acuerdo con los resultados que arroje en todos los rubros, se definirá la inversión.

Anfiteatro_G Irala. Archivo.jpg
El anfiteatro José Asunción Flores, que se inauguró en 1992, tiene más años de abandono que de uso.
El anfiteatro José Asunción Flores, que se inauguró en 1992, tiene más años de abandono que de uso.

“Se va a hacer por etapa y con presupuesto bien definido, porque la entidad que financia se maneja de esa manera, con monto fijo”, afirmó Oehme Coronel y aclaró que en la primera parte solo se abocarán a la refacción, aún no están hablando de refuncionalización.

Por el momento, las actividades recreativas que se realizan en el interior del anfiteatro van a continuar, porque no afectarán el trabajo de las refacciones. Incluso, el director de Planificación considera que los eventos dan vida al lugar.

Reseñas para no olvidar

Al inicio de los 90, el anfiteatro ya se constituyó en un emblema cultural por su imponente estructura, sus gigantes dimensiones, su ubicación junto al lago Ypacaraí y la masiva convocatoria de público que tenía. Se habilitó con shows artísticos nacionales e internacionales.

El sitio, que tiene una superficie de seis hectáreas y un escenario de 1.800 metros cuadrados, estaba preparado para que cómodamente puedan entrar 20.500 personas. Su equipamiento e infraestructura eran de calidad y únicos en su momento.

Empezando el 2000, ya no se encontró en la misma condición, sino que estaba prácticamente abandonado, hasta llegó a funcionar como vertedero. A pesar de ello, fue utilizado en el 2002 para un show de motociclistas con un recital de rock y en 2006 se hizo un concierto de música cristiana.

Anfiteatro J.A.Flores-archivo.jpg
Vista aérea del anfiteatro José Asunción Flores en obras.
Vista aérea del anfiteatro José Asunción Flores en obras.

Nota relacionada: Revivirán al anfiteatro José Asunción Flores tras años de olvido

El anfiteatro era propiedad del Banco de Inversiones del Paraguay Sociedad Anónima (Bipsa), el cual quebró en 1995, y todo comenzó a ir para abajo. Pasó a ser administrado por el Banco Central del Paraguay (BCP), pero como su naturaleza jurídica le impide a la banca matriz explotar este tipo de locales, la construcción comenzó a presentar los primeros síntomas de la desidia de las autoridades nacionales.

Aunque varios grupos empresariales nacionales e internacionales mostraron interés en adquirir o explotar comercialmente el anfiteatro desde principios del 2000, no podían hacerlo porque recién en 2015 el inmueble fue expropiado a favor del Estado paraguayo.

Hace un par de años, mediante una iniciativa privada que consistía en la realización de un festival de música con enfoque de reciclaje, se refaccionó parcialmente el conocido gigante dormido. Este proyecto contó con el apoyo de la Municipalidad de San Bernardino y de varios ciudadanos que se sumaron al plan.

El anfiteatro José Asunción Flores, llamado así en honor al creador de la guarania, está por cumplir 26 años –desde su inauguración–. El primer festival que se dio allí fue el de La Noche Paraguaya, el 24 de setiembre de 1992.

Nota relacionada: Corte ratifica la expropiación del Anfiteatro José A. Flores

Dejá tu comentario