dictadura

Menos circo

La posibilidad de que nos pongamos de acuerdo cada cierto tiempo para elegir a nuestras autoridades sin que la sangre llegue al río es lo más noble que la democracia ha hecho por nosotros. Y, a veces, hasta parece un milagro laico.