Mundo

Preocupación por las deudas y de cómo llegar a fin de mes

 

Miguel tiene 50 años, trabaja desde hace 13 en la limpieza de una oficina y lo desvelan las deudas. “En 3 años saqué 4 préstamos, 2 para pagar la tarjeta que el banco me terminó sacando por falta de pago y otros 2 para pagar los primeros créditos porque las tasas se fueron al carajo”, relata.

La mitad de su salario de 30.000 pesos (500 dólares) se lo lleva el banco. Es padre de una adolescente de 17 años y su esposa trabaja como niñera por poco dinero. Para ahorrar en transporte hace a diario un trayecto en bicicleta, luego toma un tren desde Merlo y otro trecho pedaleando. “Así gasto 300 pesos al mes (5 dólares). De lo contrario sería el doble”, dice al exponer su frágil economía. “¿Placeres? Ni el cine en familia una vez al mes, solo pagar y pagar”, repite abrumado. La familia vive en la casa de la madre de Miguel, una jubilada cuya pensión apenas alcanza para sus remedios, se queja.

Al menos no alquila como Claudia, ex gerente de una empresa que al quebrar en 2017 puso su vida y la de sus hijos patas arriba. “Nos tuvimos que mudar a un monoambiente”, explica esta mujer separada de 45 años y con dos hijos de 11 y 17. “Pasé de gerenciar 40 locales a limpiar casas por hora, así junto 10.000 pesos al mes (170 dólares), justo el alquiler”, dice. Su ex marido ayuda con otros gastos. AFP

Dejá tu comentario