Economía

Por qué sigo siendo optimista para las elecciones

En el periodo 2013 al 2018 se han hecho muchas cosas buenas, y muchas las hemos hecho entre todos. El doble de recaudación impositiva es principalmente un logro de la gente. Hubo muy buenos profesionales avanzando en muy buenos proyectos. Tenemos muy buenas gestiones de grandes técnicos y sus equipos. Estos avances y logros difícilmente cambiarán cualquiera sea el resultado de las elecciones. Fervientemente, así debe ser. Sin que las alianzas público-privadas se hayan disparado, se han dado colaboraciones muy válidas. Sería ostentoso decir que estos logros son políticas de Estado, pero son buenas prácticas lideradas por personas que creen en el trabajo en equipo y que es muy difícil cortarlas. Felicitaciones a todos por estos logros. Debemos convencernos de que cuando el país hace algo bien, y sobre todo en forma sustentable, todos ganamos.

Aunque no hemos logrado eliminar las listas sábana ni implementar la revocatoria de mandato, tendremos una notable variedad de excelentes candidatos para enriquecer el Parlamento. Eso es fundamental. El Parlamento decide el Presupuesto y participa en todas las gestiones más trascendentales del Gobierno. Algunas de esas personas con un historial de vida de aporte de valor, con coraje, con capacidad, y con patriotismo, llegarán. Gente que está acostumbrada a la transparencia, a rendir cuentas y no a pedir amparos para no hacerlo. La “máquina de picar carne” tratará de detenerlos, pero entre la determinación de estos nuevos protagonistas y nuestro apoyo, siempre algo avanzaremos.

Tendremos en todos los sectores más gente capacitada y con más experiencia que nunca. Nos falta mejorar nuestra capacidad de “tender puentes”, cadenas de valor, trabajar juntos y perseverar, pero la calidad y cantidad de recursos humanos será la mejor de la historia. Esto significa que ya sea desde el sector público o privado, podemos esperar buenas acciones. Tendremos empujando la mayor cantidad de emprendedores, soñadores e innovadores, atrevidos, inteligentes y disruptivos, que ha visto nuestra historia.

La situación de nuestros vecinos nos convendrá, aunque tendremos que negociar tratados emblemáticos y además el avance mundial de tecnologías convenientes para nosotros nos dará oportunidades nunca vistas. Especialmente porque estas situaciones se darán en salud, producción, energía y comunicaciones, todos sectores esenciales para nuestro bienestar. Debemos acompañar con compromiso, perseverancia y encontrándole la vuelta, en algunos casos, a costos elevados, o profesionales especializados, o dificultades de infraestructura, pero estoy seguro de que algo lograremos.

Por último, soy optimista en que mejoraremos nuestra capacidad de dialogar y conciliar entre todos los sectores. Es tan buena la perspectiva de prosperidad, que aun el más obstinado, verá que con una mínima renuncia, los beneficios son importantísimos. Que Dios nos ilumine para interesarnos, participar, elegir y corregir.

Dejá tu comentario