Nacionales

¿Por qué es saludable reducir el consumo de la sal?

El excesivo consumo de sal en la alimentación diaria puede provocar un fuerte impacto negativo en la salud de las personas y propiciar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

La hipertensión arterial es una de las enfermedades relacionadas con el alto consumo de sal en los alimentos y afecta a cerca del 46% de la población paraguaya. Estadísticamente, nuestro país es uno de los de mayor prevalencia en la región.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo no mayor a 5 gramos diarios por persona, equivalente a menos de una cucharadita de sal común. Sin embargo, a nivel local, se consume tres veces más por encima de lo saludable.

Profesionales médicos del Ministerio de Salud Pública refirieron que es de suma importancia disminuir su consumo de forma gradual, de modo a adquirir el hábito de alimentación más saludable.

“En nuestro país, las personas tienden a agregar mucha sal al preparar los alimentos y al momento de consumirlos; por ejemplo, utilizan el salero en la mesa luego de que la comida ya esté servida”, señaló Catherine Turnes, de la Unidad de Factores de Riesgo de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud.

Retos diarios

En recordación de la “Semana Mundial de Concientización sobre la Sal”, que se celebra del 4 al 10 de marzo, la cartera sanitaria lanzó el reto “Más salud con menos sal”.

Esta iniciativa busca incentivar a la ciudadanía a reducir el consumo progresivo de sal de las comidas en favor de la salud. El reto consiste en aplicar algunas sugerencias compartidas por la institución.

Reto mas salud con menos sal.png

¿Qué hacer para reducir el consumo de sal?

Para reemplazar la sal en los alimentos, el ente sanitario emitió algunas recomendaciones útiles y más naturales.

- Utilizar hierbas, especias naturales como orégano, romero, tomillo, ajo, cebolla y limón para dar sabor a las comidas.

- Escurrir y enjuagar los vegetales enlatados.

- Preferir las frutas y vegetales frescos.

- Eliminar de la mesa el salero, las salsas y los condimentos con sal para que los niños no desarrollen el hábito de agregarlos a la comida.

- Revisar el contenido de sodio indicado en las etiquetas de los alimentos antes de comprarlos para elegir las opciones más saludables.

Dejá tu comentario