Política

Por primera vez hay rechazo y se genera un caos

No hay antecedentes sobre la falta de acuerdo del presidente de la República a la designación de un ministro de la Corte. Los senadores no saben qué hacer porque la Constitución no establece reglas.

El Poder Ejecutivo utiliza por primera vez su facultad de no prestar el acuerdo a la designación de un ministro de la Corte Suprema de Justicia. La decisión del presidente Lugo de rechazar el nombramiento del doctor Agustín Lovera Cañete, para la máxima instancia judicial, no registra ningún precedente.

Los nombramientos de ministros de la Corte, en los gobiernos anteriores, se hicieron después de una intensa negociación entre el presidente de la República y los parlamentarios hasta llegar al consenso previo o a la aceptación de ambas partes.

En el caso de Lovera Cañete, no hubo consenso previo entre Lugo y los senadores hasta que estos últimos decidieron elegir al citado candidato sin la venia del presidente. Este rechazó la nominación y se agudizó el conflicto político.

El fundamento jurídico del Poder Ejecutivo es que actuó así como el Senado, cuando esta cámara tiene que prestar acuerdo y no lo hace a una designación para embajadores y otros cargos, como miembro del Banco Central o ascensos de policías y militares.

La Carta Magna establece que el Senado debe designar al ministro de la Corte con acuerdo del Poder Ejecutivo. Sin embargo, la Constituyente de 1992 fue muy optimista al no prever qué iba a suceder si el Ejecutivo no prestaba su acuerdo. En este caso sencillamente no se produce la designación, pero ni la Constitución ni la ley prevén qué se hace posteriormente.

Las teorías son las siguientes: 1) que la terna ya no existe y se debe hacer otra (de la Alianza Patriótica para el Cambio); 2) que el Senado debe enviar el siguiente nombre de la misma terna (doctor Juan Carlos Mendonca); 3) que el Senado puede ratificar su postura de designar a Lovera (senador Juan Carlos Galaverna) y 4) que se puede repetir la misma terna si el Ejecutivo la rechaza (Gustavo Mussi, presidente del Consejo de la Magistratura).

Mientras tanto, en la Cámara Alta, en general, los senadores dicen que no saben qué hacer por el momento. El titular del Congreso, Miguel Carrizosa, informó que aguardará el informe oficial del presidente Lugo, porque hasta ayer solo hizo una información pública. "No sé aún el paso siguiente, pero me ratifico en lo que ya dije: el Ejecutivo es el último eslabón en este asunto", señaló.

El Ejecutivo denegó ayer la designación de Lovera a través del Decreto Nº 2.780 enviando la copia al Senado.

EL PACTO POLÍTICO QUEDA VARADO

El pacto político que las bancadas de senadores de la ANR, Unace y parte del PLRA hicieron para nombrar a Agustín Lovera Cañete quedó desvirtuado con la decisión del presidente Lugo de rechazar dicha designación.

Según el pacto, anunciado por el senador Galaverna (ANR), luego del nombramiento de Lovera, se rechazaba la reelección de los ministros José Altamirano y César Garay Zuccolillo (lo que ocurrió) y los cargos de estos se repartirán los liberales y los oviedistas. La designación de Lovera sigue en duda. Además, solo Altamirano dejó su cargo en la Corte y Garay sigue, y anuncia que accionará contra la resolución del Senado en su contra.

Dejá tu comentario