Sucesos

“Por cada me gusta en Facebook de la víctima, su pareja le daba una paliza”

El abogado de la joven víctima de agresión brutal en Ñemby reveló que su pareja le controlaba su cuenta de la red social y por cada dato llamativo que encontraba la golpeaba sin contemplaciones.

"¿Me vas a dejar?", es la pregunta que retumba los oídos de la joven de 21 años de Ñemby, cuya pareja de nombre Pedro Heriberto Galeano la atacó a golpes hasta casi provocarle la muerte por haber decidido dar fin a la relación.

La víctima desapareció repentinamente del entorno familiar y de su trabajo desde el pasado 27 de octubre. Fue rescatada el 9 de noviembre de su casa, en donde permaneció atrapada y brutalmente golpeada.

La joven empezó a hablar y reveló cómo su pareja cayó en los celos enfermizos.

"Pedro manejaba el Facebook de su novia y controlaba los mensajes y fotos. Por cada me gusta que recibía de sus amigos, recibía una paliza porque la acusaba de tener una relación con ellos", reveló la víctima a su abogado Arnaldo Martínez.

Señaló que en la oficina (la pareja trabajaba en la misma empresa), el joven intimidaba a su pareja, reprochándole por qué la miraban, comentó el abogado. "Le preguntaba si le iba a dejar y cuando respondía que sí, la golpeaba. La amenazaba con hacerla dormir a golpes por una semana si es que alarmaba", indicó.

"La única vez que intentó pedir auxilio fue cuando la golpeó con una patada en el estómago. Por tres días recordó los episodios de violencia, luego perdió la noción del tiempo al quedar inconsciente a consecuencia de los golpes", aseguró.

La joven, tras recibir el alta y ser trasladada a un sanatorio privado, contó que su pareja la agredía en la pierna para no dejar rastros evidentes, confesó a su defensor.

Según el abogado, ella vestía pantalón para ocultarles los golpes a sus padres. Cuando le golpeaba en otra parte del cuerpo, utilizaba maquillajes, "pero cuando la agredió en el rostro y zonas sensibles ya no pudo ocultar".

La víctima abandonó el Hospital del Trauma el pasado lunes, pero sus allegados la llevaron a un sanatorio privado por dos motivos.

El primero fue a causa de los dolores que aún siente y de una cirugía que le realizaron en el rostro, ya que la golpiza que sufrió le ocasionó lesiones y fracturas en la nariz.

acoso. El otro motivo fue para mantenerse alejada de los intentos de acercamiento por parte de allegados del agresor. En ese sentido, señalaron que mediante audios enviados por WhatsApp, piden a los familiares de la víctima que reconsideren el tenor de la denuncia y que no pidan una alta condena para el imputado por la brutal agresión.

La fiscala Claudia Aguilera comunicó que esta mañana deben presentarse a declarar más testigos y vecinos, además del jefe de la joven.

También informó que luego de que la joven se recupere, debe ser asistida por una profesional que le deberá practicar un estudio sicológico y victimológico.

La representante del Ministerio Público manifestó que es de suma importancia la versión de la afectada, ya que buscan probar que en la acción del imputado hubo intención de eliminarla.


Dejá tu comentario