Política

Pese a sus luces y sombras se perciben cambios, afirman analistas

Los sociólogos y analistas políticos Milda Rivarola y José Carlos Rodríguez admitieron que 100 días es poco tiempo, pero que en la lucha anticorrupción y la renovación judicial hay nuevos aires.

Dos de los analistas políticos y sociólogos más prestigiosos del país, Milda Rivarola y José Carlos Rodríguez coincidieron en señalar que pese a no haber cambios importantes en el país durante los primeros 100 días de Marito debido al poco tiempo al frente del cargo, se vislumbraron hechos positivos, sobre todo en dos ejes en los que Mario Abdo Benítez hizo mucho énfasis durante su campaña política: la lucha contra la corrupción y la renovación judicial.

Para Milda Rivarola, en 100 días “no se puede hacer nada”, ya que los ministros están aprendiendo a sentarse en el sillón, están recogiendo la herencia del Gobierno anterior, y haciendo su trabajo.

No obstante, la politóloga señaló que el hecho de que Abdo Benítez busque afanosamente restarle poder al cartismo, hizo que se vislumbraran hechos de corrupción.

“De cualquier manera se vieron cosas buenas como la lucha contra la corrupción. Eso está ligado fuertemente a su rivalidad con el Gobierno anterior, a cortarle los hilos y las infiltraciones que el anterior Gobierno tiene todavía, restarle poder al cartismo. Se están haciendo cosas, golpeando focos de corrupción, incluso cuando hay daños colaterales a los propios abdistas”, refirió, en alusión al caso del diputado Ulises Quintana, del movimiento Colorado Añetete, de quien se comprobó que traficaba influencias y estaba vinculado con el supuesto narcotraficante Reinaldo Javier Cabaña, alias Cucho.

En ese sentido, el politólogo José Carlos Rodríguez sostuvo que Abdo Benítez no les prestó mucha importancia a temas que tienen que ver con lo social, y el problema del campesinado.

“Yo creo que la parte económica no va a hacer cambios. Falta mayor recaudación, bajó la recaudación, no llega al 10%. Necesitamos mayor calidad de salud. Con esa plata no se puede hacer salud, educación. En la parte de corrupción algo está haciendo, al mismo tiempo está dando muchos cargos a sus amigos, y eso no es término de excelencia. También en la parte de Justicia. Es positivo. Es un legado para la historia”, recalcó.

El mandatario llegó a la barrera de los cien días con el país sacudido por la violencia de los grupos criminales brasileños, así como por la reaparición del EPP, en el primer atentado durante su gobierno.

Guerra interna. Asimismo, uno de los hechos que caracterizaron a su gobierno durante este tiempo fue la lucha feroz y encarnizada que mantiene con Horacio Cartes, líder del movimiento Honor Colorado.

Es precisamente a este punto al que se refiere Rivarola, al afirmar que históricamente la ANR siempre tuvo divisiones y al mismo tiempo de convertirse en poder, es también oposición. Aseguró que esta guerra se mantendrá durante 5 años y lo que le resta a Marito es buscar una mayoría parlamentaria para poder gobernar.

“Lo que pasa es que esa pelea colorada dura desde que cayó Stroessner. Esa división interna de los partidos golpea a la gobernabilidad paraguaya, eso ya es imposible de arreglar, depende de cada presidente. de conseguir mayoría; el Partido Colorado, pese a que gana las elecciones, se hace gobierno y se hace oposición”, expresó.

Para Rodríguez, el altercado y los constantes contraataques de Marito al sector de Honor Colorado, y específicamente al ex presidente, no tienen asidero y son una pérdida de tiempo.

“No nos conviene. Eso no es un problema de ellos que tienen que arreglar, ellos deben gobernar y punto, eso no es su trabajo, responder agravios, que se arreglen ellos; no creo que sea necesariamente algo relevante”, sostuvo.

Nombramientos. En cuanto a los polémicos nombramientos de Abdo Benítez, y el premio a varios “hombres escombros” muy criticados, Milda Rivarola fue contundente. Dijo que el jugoso carguito para los amigos es algo inevitable.

Marito es colorado y él fue electo inevitablemente. No se le puede pedir peras al olmo, esa era la lógica de los partidos políticos. Si votás a esa clase de partido, esto puede pasar y va a pasar”, indicó.

Para Rodríguez, el punto en términos de proyectos nacionales es tener una educación de calidad. Mencionó que por ese lado pasa el futuro de un país, y lamentó la crisis que se desató en la cartera educativa.

Rivarola, en tanto, dice que existen cuestiones mucho más graves a las cuales no se les dio importancia.

“La cuestión campesina, juventud, y uno mira y no entregó mucho a la demanda, pero tampoco esto formaba parte de su discurso electoral. Él no le dio mucha importancia a la lucha contra la pobreza. Es lo que faltó, pero no parece importarle mucho”, agregó.

Economía. En cuanto a la economía, ambos analistas difirieron. Para Rodríguez, “no es una buena política económica, no hay una economía que sea progresista, seguimos muy pobres”.

En tanto, para Milda Rivarola se empezaron a levantar algunos temas, “como reforma tributaria, que es un problema histórico del gobierno. Esa es una tarea que hace ahora o no va a hacer nunca, eso se hace con la popularidad del recién electo, o si no, después se le hace más difícil”, expresó.

Dejá tu comentario