Mundo Animal

Perros y gatos no son bienvenidos en Politécnica y Facen

Específicamente dos facultades de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) son las que ya no permiten la permanencia de perros y gatos en el campus universitario en la ciudad San Lorenzo. Recientemente, la Facultad Politécnica emitió una resolución al respecto.

La Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) resolvió “evitar” la permanencia de perros y gatos en los pasillos del predio académico. Una iniciativa similar asumió hace tres meses la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Facen).

Por tanto, ya son dos las facultades que se oponen a que animales puedan andar en los pasillos, las aulas y los demás espacios de dichas instituciones en el campus universitario de la ciudad de San Lorenzo.

“No pueden existir animales sueltos en un lugar donde se mueven 6.000 personas por día”, mencionó a Última Hora el profesor Teodoro Salas Coronel, director del Consejo Directivo de la Politécnica.

El Consejo Directivo y la Dirección de Bienestar Institucional de esta dependencia académica sacaron una resolución este miércoles, con la que exhortaron “evitar la incentivación de permanencia de animales, tales como gatos y perros, en las instalaciones de la Politécnica". Pidieron que, en todo caso, estas mascotas fueran adoptadas.

fpuna_incentivacion_animales.pdf

Motivo: causan enfermedades

La resolución de la Facultad Politécnica se puso en vigencia considerando que los animales podrían ocasionar problemas de salud. El documento enfatizó que la proliferación de gatos es un problema.

Salas Coronel resaltó que es su responsabilidad –como autoridad– cuidar la integridad de las personas. "Se desconocen las condiciones de los animales y eso expone a contraer enfermedades", agregó. Luego, citó dos casos ocurridos a consecuencia de ello.

Uno es sobre un docente que adquirió toxoplasmosis, enfermedad que se considera es transmitida por los felinos. Detalló que por ello está perdiendo la vista y prefirió no revelar su nombre. Después, habló de un estudiante que fue mordido por un perro que se encontraba en el predio.

“Lo que pedimos es que aquellos que les dan de comer, les lleven a sus casas (a perros y gatos)”, argumentó.

Polkisquad.jpg
La Facultad Politécnica, incluso, se caracteriza por haber adoptado a un felino como mascota.
La Facultad Politécnica, incluso, se caracteriza por haber adoptado a un felino como mascota.

Primera medida

En setiembre de este año, Facen también emitió una resolución similar a la de Politécnica, restringiendo la permanencia de perros, gatos y hasta palomas. Pedía que no sean albergados, que no se le faciliten cuchas o nidos y que no fueran alimentados.

Esto ocasionó el cuestionamiento masivo por parte de los estudiantes. “No esperábamos esa reacción”, dijo en conversación con Última Hora Constantino Guefos, decano de Facen.

Relató que tanto estudiantes como docentes habían interpretado mal la decisión de las autoridades académicas, cuando en realidad instaban a que los tuvieran en casa. Finalmente toda la comunidad educativa llegó a un acuerdo. Hoy en día, la resolución en Facen sigue en vigencia y, según el decano, ya no hay animales en los pasillos.

“Hay personas que tienen una convicción casi fanática sobre los animales, solamente que muchas veces no tenemos el concepto claro. En nuestra casa tenemos derecho a actuar conforme a nuestros sentimientos, pero en los espacios públicos tenemos que respetar a los demás”, señaló Guefos.

Embed

Reacciones en Politécnica

La FP-UNA, desde hace un par de años, tiene por mascota a un felino blanco, que los estudiantes bautizaron como Poligato. Hasta le crearon una fan page en Facebook, con la que se hizo muy conocido.

Además de los alumnos, funcionarios y docentes también encariñados con los gatos y perros se dedican a proveerles de alimentos. Es más, muchos de ellos son asistidos en la clínica de la Facultad de Ciencias Veterinarias, que también está ubicada en el campus de la UNA.

Lo mismo ocurre en la Facultad de Filosofía –que no está en el campus, pero pertenece a la UNA–, donde adoptaron como mascota a una perra llamada Nena, que se instaló ahí cuando estaba preñada y hoy en día recibe el cuidado y la atención de todos los estudiantes y trabajadores de la institución.

Leer también: Perro encontró un hogar en la Facultad de Filosofía

La nueva normativa de la Politécnica que ya rige en la casa de estudios también fue publicada en las redes sociales, donde varios estudiantes expresaron su repudio.

Dejá tu comentario