Benjamín Fernández Bogado

OPINIÓN

Simuladores

En Paraguay una ley casi natural es que siempre hay que parecer pero no ser.

OPINIÓN

Monstruo

La Constitución que está pronta a cumplir 30 años transformó la Fiscalía General del Estado como órgano al servicio del dictador al llamarlo pomposamente Ministerio Público para ponerlo al servicio de la sociedad.

OPINIÓN

Bruto

Había prometido que lo haría a mediados de marzo como los que habían asesinado al emperador romano Julio César, pero se decidió homenajear a la República en el mes de la patria y a un mes de los 30 años de la Constitución Nacional. Ante la cual, se había juramentado presidente y sobre la que construyó su liderazgo alternativo ante uno que pretendió violarla. La pesadilla recurrente de repetir lo que ya habíamos vivido ha vuelto con el anuncio de Abdo de rebajarse a ser candidato a presidente de los colorados y desdeñar el honor y el compromiso más grande que se otorga en una república a un ciudadano. Pudo más  su ambición desprovista de medida y proporción, las zalamerías de su entorno, los malos consejos de víctimas anteriores —como el caso de su director de Yacyretá, que perdió todo buscando la misma victoria pírrica—. No ha querido ser el único mariscal de la derrota y arrastra al mismo camino a su jefe de ocasión. Abdo está ciego y perdido.  Como Bruto, él ha decidido asesinar a la República pasando por encima la disposición de la Carta Magna, que es clara cuando afirma que deberá dedicarse a sus funciones de presidente con exclusividad. Los cantos de sirena lo llevan al abismo.

OPINIÓN

Trabajo

Los paraguayos como "condenados hijos de Eva gimiendo y llorando en este valle de lágrimas", como dice esa oración católica tan escasamente estimulante, han condenado al trabajo al peor de los destinos.

OPINIÓN

Resucitarás

Estas Pascuas siempre son propicias para renacer, para volver a ser y para creer que podemos. El mismo momento que como colectivo nacional nos ha tocado a lo largo de nuestra historia resucitar tantas veces.

OPINIÓN

Quintacolumnistas

La expresión fascista viene de la guerra civil española y hace referencia a los infiltrados en el bando contrario que, simulando lealtad al mismo, en realidad buscaban acabar con ese entorno.