Nacionales

Peregrinar hasta Caacupé es una costumbre familiar

Liz Alfonso, su esposo, Marco Barreto, y sus hijos se trasladan todos los años hasta Caacupé para saludar a la Virgen por su día. La familia se puso como meta cumplir con esta tradición para cerrar un buen año.

Los fieles no solo llegan hasta la Basílica Menor de la Virgen de Caacupé para cumplir con promesas, sino también para renovar su fe cada año. Este es el caso de la familia Barreto.

“Venimos cada año junto a ella. Le encomiendo mi trabajo, mi familia, mis padres, mi hogar. La Virgen de Caacupé significa mucho para nosotros porque es muy milagrosa. Con mis hijos, venimos todos los años, prácticamente desde que nacieron”, comentó a Última Hora Liz Alfonso.

Te puede interesar: Incidentes entre protestantes y peregrinos frente a la Basílica

La gran mayoría de los peregrinos llega a Caacupé durante la noche del 7 y madrugada del 8 de diciembre para participar de la misa central de las 6.00, que será presidida por el obispo Ricardo Valenzuela.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, confirmó su presencia con una comitiva que ronda las 60 personas.

Dejá tu comentario