Sucesos

PCC busca copar también las cárceles de mujeres

Alrededor de 30 internas fueron bautizadas para formar parte del grupo criminal, afirman las fuentes

El Primer Comando Capital (PCC), grupo criminal brasileño nacionalizado paraguayo, busca aumentar su poderío en nuestro país, instalándose también en las penitenciarías de mujeres, donde ya cuenta con más de 30 bautizadas.

El abogado Juan Martens, investigador que lleva mucho tiempo estudiando al PCC, reveló el dato indicando que el grupo busca potenciar aún más su poderío en los centros penitenciarios del país.
Martens aseguró que las mujeres cumplen roles similares a los hombres, pero todavía están en inferioridad en cuanto a número. Alejandro Buzó, director general de Planificación y Desarrollo Institucional del Ministerio de Justicia, confirmó la versión del investigador, pero afirmó que por razones de seguridad no puede revelar el dato de la cantidad de “miembras” y en los centros penitenciarios en que tienen presencia. Se limitó a decir que tienen registradas a más de 12 mujeres.
Sin embargo, otras fuentes penitenciarias confirmaron a ÚH que son más de 30 las internas que se bautizaron al PCC, y son mayoría en la cárcel del Buen Pastor, aunque también se tiene información de que están presentes en pabellones femeninos de Concepción, Pedro Juan Caballero, Misiones, Ciudad del Este y otros penales. Karina Biondi, escritora brasileña que también analizó el poder del grupo criminal, indica que la participación femenina se remonta casi al nacimiento de la organización, allá por 1993, cuando se fundó el PCC en la cárcel paulista de Taubaté.
Según Biondi, las esposas de los miembros que estaban recluidos eran las encargadas de mediar y compartir informaciones de fuera del recinto penitenciario, aprovechando las visitas íntimas, ya que los teléfonos y otras formas de comunicación estaban bloqueados. La participación de las mujeres en el engranaje del PCC todavía es un misterio, aún para los mayores estudiosos. Las investigaciones apuntan a que la cuadrilla es comandada por hombres, mas la presencia femenina siempre fue determinante en las acciones del grupo.
SOCIEDAD FILANTRÓPICACon más de 30 mil miembros, el PCC es considerado el grupo criminal más importante de Brasil. En Paraguay se estima que ya llegaron a los 400 miembros bautizados desde que el grupo se instaló en el país, a fines del 2011 y principios de 2012. Juan Martens describe al Primer Comando Capital como una sociedad filantrópica y de reivindicación de derechos. “Es filantrópica porque protege a sus miembros, ayuda a las familias de sus miembros.
El PCC funciona como persona física, con los hermanos. Y como persona jurídica, es decir, el PCC tiene sus propios negocios para cubrir las actividades filantrópicas como el pago de abogados y otras acciones, que se llama sintonía”, explica. Las sintonías son como células del grupo esparcidas por los distintos lugares donde tienen presencia y dependen de la sintonía final general de São Paulo.
El nombre de sintonía también aparece en el organigrama de la organización. Así se tiene la Sintonía de las Grabatas (corbatas), que coordina el pago y defensa de sus miembros. De la Cebola (cebolla) junta la mensualidad de los miembros que va a una caja común. Sintonía del 100%, que es la encargada del negocio de la cocaína y otros.Para Juan Martens, el PCC es uno de los grupos más organizados y estructurados. Las autoridades no deberían minimizar lo que vienen realizando en nuestro país, porque asumirían el riesgo de que se siga expandiendo y ganando espacios.

Dejá tu comentario