País

Patrimonios edilicios de Asunción corren “peligro de pérdida”

 

Luego de la restauración del Panteón de los Héroes, existe una lista de monumentos históricos que presentan importantes deterioros, algunos visibles desde la calle, otros no.

“La Encarnación se cae a pedazos”, exclama en un sentido “afectivo” de la palabra la arquitecta Ani Lluis O’Hara. Aunque desde el punto de vista técnico y artístico, observar “esa iglesia es bellísima, valiosísima y está en estado deplorable de conservación”.

“Estructuralmente parece que está bien consolidada, pero las aberturas están todas destruidas”, precisa y señala que se pueden restaurar todavía. “Pero siempre existe un peligro de pérdida, a medida que pasa el tiempo eso se va deteriorando más. Llega un momento en que lo que se podía salvar de esas aberturas no podés salvar y tenés que reemplazar”, completa sin olvidar que en ese templo hay mobiliarios del siglo XIX que también precisan ser restaurados.

El Ing. Guillermo Barrail, encargado de la obra del Panteón, opina que tanto La Encarnación como la Catedral Metropolitana y el Palacio de López piden a gritos ser recuperados. “La gente cree que se inaugura de vuelta algo y está restaurado. Por ejemplo, el Palacio no está restaurado: le pasaron una hermosa pintura, le hicieron una lavada de cara y quedó hermoso”, señala sobre la casa presidencial que aguarda la segunda fase de intervención.

“Si siguen pasando los años y no se restaura, no es que se va a caer; pero es la pérdida del valor patrimonial: se van perdiendo molduras, pinturas originales”, enumera Lluis y revela que el Palacio presenta a diario “cortes de luz” y cuenta con un solo electricista, que es el que maneja todo el tablero del sitio y es del interior.

“Tiene pequeños problemas estructurales que si pasan 10 o 20 años y no se cambian los dinteles metálicos de los techos planos de las bovedillas, van a ir colapsando. No se va a caer el Palacio, pero sí un pedazo del techo”, advierte. En efecto, hace cuatro años cedió una parte del cielo raso y cayó con una araña luminosa.

Dejá tu comentario