Política

Patria Libre fue utilizado como fachada del proyecto armado

Aunque muchos militantes y dirigentes lo ignoraban, el partido de izquierda Patria Libre incubó en forma paralela una organización político militar, entrenada para la guerra de guerrillas.

Por Andrés Colmán Gutiérrez

andres@uhora.com.py

Abril de 1990. Dos nuevos compañeros de estudios se conocen en las aulas del Instituto de Teología de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción.

Uno de ellos, Alcides Oviedo Brítez, es seminarista, recién llegado de Itapúa, con el propósito de convertirse en sacerdote. El otro, Juan Francisco Arrom Suhurt, es un joven y conocido activista de la izquierda paraguaya, que el 3 de febrero de 1990 había impulsado la creación de la Corriente Patria Libre (CPL), dentro del entonces Movimiento Democrático Popular (MDP).

Los encendidos debates en clases sobre la realidad nacional y latinoamericana, las largas charlas en un bar próximo, las peñas en la casa de algún compañero, construyen una afinidad política y sellan un futuro compartido. Son los años del naciente post stronismo, en que una minoría juvenil politizada e inquieta sueña con un Paraguay revolucionario y socialista.

En 1992, Oviedo y otros siete estudiantes son expulsados del Seminario Mayor, acusados de "traicionar la fe católica con ideas comunistas". Se refugian en una casa alquilada y forman el Movimiento Monseñor Romero. Una joven y combativa concepcionera, bibliotecaria de una escuela en el barrio Roberto L. Petit, se une al grupo. Su nombre: Carmen Villalba.

Los testimonios de varios protagonistas de estos encuentros coinciden en que ese fue el momento histórico en que se delinearon dos proyectos:

Juan Arrom y varios compañeros iban a encargarse de formar el gran partido revolucionario de la izquierda paraguaya (el Partido Patria Libre), de existencia legal, con activa participación en el sistema de la "democracia burguesa".

Alcides Oviedo y los suyos se encargarían de organizar en forma clandestina el brazo armado del partido, la organización político-militar (el actual Ejército del Pueblo Paraguayo), para impulsar la toma del poder por vía de las armas e instaurar un gobierno revolucionario y socialista.

SECRETO POLÍTICO. En diciembre de 2002 nace oficialmente el Partido Patria Libre (PPL), al inscribirse como tal ante la Justicia Electoral, con el ideario de convertirse en "una alternativa política patriótica, revolucionaria y socialista".

Para esa fecha, los miembros del brazo armado clandestino en gestación ya habían intentado robar un banco en Choré (diciembre de 1997), habían sido encarcelados y liberados por este delito, habían reclutado a más miembros y compartido entrenamiento con miembros de la ex guerrilla chilena del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) y luego con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y ya habían dado su "primer gran golpe" con el secuestro de María Edith de Debernardi (el 16 de noviembre de 2001).

Varios de los ex militantes y dirigentes del Partido Patria Libre, consultados para este reportaje, juran que nada sabían de la formación de un grupo guerrillero, aunque se niegan a hablar del tema en forma pública.

Cuando en febrero de 2002 la Fiscalía acusó públicamente a Juan Arrom y Anuncio Martí, máximos dirigentes del PPL, de estar involucrados en el secuestro de Debernardi, junto a Alcides Oviedo, Carmen Villalba y otros ex integrantes del intento de robo al banco de Choré, la reacción fue de interpretarlo como una persecución ideológica con-tra una organización de izquierda.

El posterior hallazgo de Arrom y Martí, con la comprobación de que eran mantenidos secuestrados ilegalmente por miembros de la Policía, puso en duda todo el libreto oficial y permitió acusar internacionalmente al Paraguay de "terrorismo de Estado".

NI LO UNO, NI LO OTRO. Casi 20 años después del primer encuentro entre Juan Arrom (actualmente refugiado en Brasil) y Alcides Oviedo (preso y condenado por secuestro), a la luz de las evidencias que han ido apareciendo, es imposible seguir negando los nexos entre Patria Libre y el grupo armado que se hace llamar Ejército del Pueblo Paraguayo.

Pero ni Patria Libre se convirtió en "el gran partido revolucionario de la izquierda paraguaya", ni el EPP llegó a ser el predominante grupo guerrillero. El partido se extinguió, golpeado por las acusaciones de la Fiscalía y por sus propias divisiones internas, mientras su proyectado brazo armado tiene una existencia nebulosa, con golpes mediáticos, jaqueado actualmente por un gigantesco operativo militar y policial en San Pedro y Concepción, aunque el resto de su historia aún está por escribirse.

Lea mañana: La estructura del EPP, quiénes lo integran y cómo es por dentro.

LA VERSIÓN NORTEÑA DEL PARTIDO DE IZQUIERDA

Luego de haber negado reiteradamente cualquier relación con el Partido Patria Libre, la condenada por secuestro Carmen Villalba reconoció por primera vez, en febrero de 2006: "Nosotros fuimos de Patria Libre, ahora formamos parte de una corriente de Patria Libre".

Lo hizo durante un reportaje desde la prisión, en la que admitió una división con el sector liderado por Juan Arrom y otra comandada por Osmar Martínez, anunciando que las bases de Concepción y Caaguazú se preparaban para un congreso popular nacional, para tomar la dirección del partido.

Días antes, en Concepción, el dirigente José Villalba, hermano de Carmen, había admitido a Última Hora: "Nosotros hemos militado durante mucho tiempo en el partido". Y revelaba que en ese momento estaban trabajando "en una nueva organización político gremial", de la cual no podía dar más detalles.

Concepción llegó a ser la base más radical de Patria Libre y es actualmente el principal escenario de acción del EPP. El dirigente Cristóbal Olazar, quien durante 8 años fue secretario general del PPL en la zona, cuenta que desde 1992, a nivel de cúpula, se discutía sobre la formación de un grupo guerrillero que fuera el brazo armado del partido.

"Al principio era un pequeño grupo, formado por gente como Osvaldo Villalba, Magna Meza, Manuel Cristaldo Mieres, siempre bajo instrucciones de Alcides Oviedo, Carmen Villalba y Osmar Martínez, pero el número fue creciendo. Recibían adiestramiento de gente del exterior, de Colombia", sostiene el ex miembro de Patria Libre.

Olazar fue quien a fines del 2003 se convirtió en informante del entonces comandante de la Policía, comisario Humberto Núñez, proveyéndole información "desde adentro" sobre el secuestro de Cecilia Cubas, y quien aportó el dato de que durante una reunión en Caaguazú, el 14 de enero de 2004, dirigentes de Patria Libre habían decidido la muerte de la hija del ex presidente Raúl Cubas.

Dejá tu comentario