Pasarela otoñal de Chanel
 
Chanel cerró la Semana de la Moda de París recreando un espectacular paisaje otoñal en el interior del Grand Palais, conquistado por las brujitas del bosque de la casa, que vistieron abrigos hasta los pies y lucieron únicamente zapato plano, dejando atrás la idea de que el tacón es el único sinónimo de elegancia. La colección resultó mucho más juvenil que en otras ocasiones gracias a la introducción de los estampados florales. El diseñador y emblema de la casa, el alemán Karl Lagerfeld, introdujo además varias piezas técnicas, como cazadoras de plumón y las clásicas chaquetas rectas de la casa en tejido impermeable de apariencia acolchada, además de vestidos negros de corte años 20, con escote recto y de largo por encima de la rodillas o a la altura de los tobillos, combinado con accesorios flúor, como guantes rosa fucsia y maxibolsos de piel y bordados, que se llevaron a modo de bolso de mano. EFE