Nacionales

Parlasuriano defiende su función en medio de críticas

El parlasuriano Manuel Morínigo defendió este jueves el aporte y las funciones del Parlamento del Mercosur (Parlasur), ante las innumerables críticas y cuestionamientos que reciben los miembros del órgano.

A criterio de Manuel Morínigo, los miembros del parlamento regional cumplen una función beneficiosa para el país y pretender eliminar al Parlasur sería como quedar fuera del Mercosur.

"Hay muchos temas que discutir y es ahí donde los parlasurianos analizamos lo que más le conviene a la República del Paraguay", indicó al respecto en contacto con Monumental 1080 AM.

Días atrás, las diputadas por el Partido Encuentro Nacional (PEN), Kattya González y Norma Camacho, presentaron un proyecto de ley para eliminar el Protocolo Constitutivo del Parlasur y establecer la figura del comisionamiento de senadores y diputados para representar al país.

Más detalles en: Kattya González: "Los grandes planilleros vip son los parlasurianos"

Cada representante paraguayo tiene un ingreso mensual de G. 32 millones, lo que representa para el Estado un gasto de alrededor de G. 7.000 millones cada año. Sobre el punto, Morínigo cuestionó que “es más fácil cuestionar el sueldo de un parlasuriano” que analizar su importancia.

"Es muy fácil venir con el discurso de los G. 30 millones”, subrayó el representante paraguayo, quien asumió en julio del año pasado como miembro del Parlasur para el periodo 2018-2023.

Puede leer más: Parlasur se llevó USD 45 millones desde el 2007 sin mayores logros

El Parlasur funciona como órgano deliberativo del bloque regional del Mercosur y está conformado por Argentina, Brasil, Paraguay, Venezuela, Uruguay y Bolivia. Fue creado legalmente en diciembre de 2005 y comenzó a funcionar desde marzo de 2007.

Ver más en: Lo que cuestan los parlasurianos al Paraguay

Paraguay cuenta con 18 parlamentarios que componen el Parlasur. Entre ellos se encuentran los políticos Nelson Argaña, Blanca Lila Mignarro, Neri Olmedo, María Eugenia Crichigno, Ricardo Canese y Tomás Bittar.

Dejá tu comentario