Paridad: “Habrá que pelear”
Para la politóloga Milda Rivarola alcanzar la paridad democrática se pone difícil cuando el 90% de los que deben votar a favor de la ley son hombres que temen perder sus espacios de poder.

Comenta que si se compara los datos del último periodo del estronismo, había mujeres senadoras –sobre todo coloradas y opositoras– y casi en la misma proporción que en la actualidad. “Toda la campaña de empoderamiento, de igualdad, toda la legislación, no tuvo resultados si al final retornamos al lugar de donde habíamos salido”, sostiene.

Explica que esto se debe a los mecanismos que tiene el poder patriarcal de defender sus lugares de poder masculino. “Lo otro que se da también y muchas veces da vergüenza hablar es que los espacios de mujeres son de valor agregado, es decir, son hombres políticos los que colocan a sus mujeres, amantes, a sus hijas para seguir manejando ellos el poder”.

“Hay una perversión ahí. Los hombres ponen a mujeres que pueden controlar. Hay como una doble pérdida. No aumentó la proporción real de mujeres en el poder y otra que los hombres aprovecharon la cuota para tener doble poder con las mujeres”, afirma la investigadora.

Sobre la Ley de Paridad Democrática que duerme en el Senado, dijo tiene sus antecedentes en países como Francia, Chile y sociedades más desarrolladas. “Ahora empezó acá. Yo no veo mucha chance cuando el poder que decide sigue siendo masculino. El 90% de esa Cámara que tiene que decidir esa ley está compuesta por hombres que ven en esto una pérdida de espacios de poder. Habrá que pelear bastante”.