País

Paran la obra en Quyquyhó hasta definir trazado de centro histórico

 

A detener los motores. Tras el debate desatado y comunicados de asociaciones culturales finalmente la Secretaría Nacional de Cultura (SNC) resolvió que las obras de asfaltado en la zona urbana de Quyquyhó se suspendan. Esto será hasta determinar, a través de la conformación de una mesa técnica, las zonas del casco histórico que deberán recibir otro tipo de tratamiento.

“Será hasta tanto que se elabore un plan de intervención del centro histórico, que obviamente no va a ser el asfaltado. El primer paso es investigar bien. Esperamos que se puedan proteger todas las casas de valor patrimonial”, comentó el ministro de Cultura, Rubén Capdevila.

Agregó que la decisión se tomó luego de una evaluación con el equipo del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC). “La mejor solución puede ser el sistema de adoquinado. Pero ahora viene el trabajo más complicado: sentarnos a trabajar juntos y buscar una solución”.

Con respecto a la mesa técnica dijo que estarán liderando ambas carteras con la participación de instituciones que se ofrecieron a colaborar con la preservación del casco histórico. También integraría el Municipio.

En principio, tras la indignación de gestores culturales y el debate desatado en las redes, las autoridades acordaron que solo se respetará la manzana de Iglesia Natividad de la Virgen María, que sí cuenta con una declaración patrimonial y en cuyo entorno existe un conjunto de viviendas con valor histórico. Esta decisión también fue cuestionada por los defensores de patrimonios históricos atendiendo a que otras edificaciones de importancia arquitectónica quedarán fuera de la conservación. Finalmente acordaron estudiar el caso en general.

Disputa. Luego de años de exigir camino de todo tiempo fue concretada la obra vial en el trayecto Caapucú – Quyquyhó y algunas cuadras de la zona urbana. Tras un convenio con el municipio se acordó la pavimentación completa del pueblo.

Ante la existencia de edificaciones con valor patrimonial, un grupo de defensores de patrimonios históricos, liderado por la historiadora Milda Rivarola, solicitó a las autoridades que se respete el caso histórico.

El pedido desató la furia de la mayoría de los habitantes que piden la totalidad del asfaltado y fueron el domingo a manifestarse frente a la casa de Rivarola, quien reside en el lugar, en una finca patrimonial.

La intendenta Patricia Corvalán había señalado que respeta lo histórico, pero también existe una gran necesidad de camino adecuado en el pueblo. Corvalán es esposa del exintendente y ahora diputado abdista Martín Samaniego.

El amigo de la pareja y presidente de la República, Mario Abdo Benítez tenía previsto visitar el sábado la comunidad para ver el avance del ahora polémico asfaltado. Pero después del cambio de atmósfera decidió no ir al sitio donde los pobladores organizan amenazan con volver a movilizarse.

Dejá tu comentario