País

Paraguayos empiezan a perder sus dientes antes de los 14 años

El 60% de los jóvenes de 14 años ya no tienen sus primeros molares permanentes. Las extracciones prematuras se dan por caries y falta de tratamiento. Salud Pública lanzó programa Paraguay Sonríe.

Por Silvana Molina

silvana@uhora.com.py

La sonrisa sin dientes no es patrimonio exclusivo de los bebés y de los ancianos. En el Paraguay hay jóvenes que también se encuentran, prematuramente, en la categoría de "desdentados".

Según estadísticas de la Dirección de Salud Bucodental del Ministerio de Salud Pública (MSP), en las personas de 14 años existe un 60% de ausencia de los primeros molares permanentes debido a extracciones prematuras.

Los estudios revelan que, entre los 9 y 10 años, los niños/as pierden su primer molar por causa de una nula o ineficiente higiene bucal.

Un diagnóstico de la salud bucal en Paraguay, realizado por la Dirección General de Salud Bucodental, mostró además que hay una significativa pérdida de los dientes anteriores (de adelante) en personas muy jóvenes, problemas gingivales en embarazadas y alta falta de concienciación en cuanto a la prevención de problemas de salud bucal.

"Día a día vemos una gran cantidad de personas con ausencia de dientes", afirma la doctora Concepción Giménez de Chamorro, directora de Salud Bucodental.

EXTRACCIONES. Hasta hace poco tiempo, la mayoría de los problemas dentales derivaba en una extracción y no en un tratamiento. Esto se debe a dos motivos, según la doctora Giménez.

Por un lado, porque se llega muy tarde a la consulta, y entonces ya no se puede salvar el diente. Pero en los casos en que sí se puede tratar, la gente no lo hace por el alto costo que ello implica.

Sin embargo, según Giménez, ahora se observa una tendencia que va cambiando, a partir de la gratuidad de la atención odontológica en los servicios de salud pública.

"Con ello se rompe la barrera económica. Todos sabemos que una atención en un privado es sumamente cara e inaccesible para mucha gente", señala.

El fortalecimiento de los servicios de salud en el área odontológica, mediante una inversión de G 1.500 millones en equipamientos y de G. 4 mil millones en insumos es otro eje de la estrategia de la Dirección de Salud Bucodental para evitar más paraguayos desdentados prematuramente.

Aunque resalta que la cantidad de tratamientos de obturaciones terminadas en los servicios públicos va en franco aumento, Giménez reconoce que probablemente durante mucho tiempo, las extracciones van a seguir siendo más que los tratamientos.

PARAGUAY SONRÍE. Ayer, el Ministerio de Salud presentó el programa de rehabilitación protésica de pacientes desdentados, denominado Paraguay Sonríe. Fue durante un acto en la cárcel de mujeres del Buen Pastor.

A través de este emprendimiento, se pretende proveer prótesis dentales, de manera gratuita, a 1.000 pacientes, en una primera etapa.

El proyecto, que cuenta con el apoyo financiero de la Dibén, se extenderá también a los trabajadores del Mercado Cuatro, y el Hogar de Ancianos Santo Domingo, entre otros lugares.

Ayer, 12 internas del Buen Pastor fueron las primeras en recibir sus prótesis.

AFECTA LA ESTÉTICA, LA SALUD Y LA AUTOESTIMA

La falta de dientes afecta de varias formas la calidad de vida. "Una persona sin dientes tiene más dificultades para conseguir un trabajo y en su relacionamiento con los demás. Eso también influye en la autoestima", explica la doctora Concepción Giménez. "También le afecta en su salud, porque no puede masticar ni hablar bien. Además, tener dientes infectados puede causar enfermedades en otros órganos del cuerpo", asegura.

REÍR TAPÁNDOSE LA BOCA

A partir de los 15 años, el 75 a 80% de la población paraguaya en general empieza a desdentarse, afirma el Dr. Vicente Aquino, coordinador General de Odontología del Instituto de Previsión Social.

"Esas piezas ya no se vuelven a recuperar y, además, eso empieza a causar un desdentamiento en toda la boca. El problema es que, como el costo de los implantes es tan alto, el paraguayo generalmente no vuelve a dentarse", explica. El doctor Aquino señala que esta situación no solo acarrea problemas físicos sino también sicológicos y sociales. "Hay mucha gente que se ríe tapándose la boca", comenta.

Dejá tu comentario