Nacionales

Paraguay redujo deforestación, pero...

16:50 | Paraguay redujo ostensiblemente en un sector la deforestación, pero la mantiene en otro. Así indica un informe mundial de la ONU (GEO4 2007) conocido internacionalmente y que da un panorama preocupante de la situación latinoamericana.

Viernes/26/OCTUBRE/2007

Paraguay redujo en un 85% la deforestación de los casi aniquilados bosques del este del país, según el Informe GEO4, Perspectivas del Medio Ambiente Mundial 2007, presentado esta mañana en México por las Naciones Unidas.

El documento destaca que en el 2004 Paraguay registró una de las tasas más altas de pérdida de bosques. Su actual calificación, sin embargo, no implica que la destrucción progresiva de bosques no siga ocurriendo, teniendo en cuenta las constantes denuncias de organizaciones ambientalistas sobre el avance de la frontera agrícola en los bosques del Chaco, el norte y sur de la Región Oriental.

En el capítulo dedicado a América Latina y el Caribe, el informe GEO4 señala que la región -que representa el 23% de la cobertura boscosa del planeta- disfruta de una muy alta diversidad biológica que sin embargo es amenazado por la pérdida del hábitat, degradación de la tierra, cambio en el uso de la tierra, deforestación, contaminación marina y degradación costera.

Un dato relevante expresa que en el área del Amazonas bajaron ostensiblemente las tasas de deforestación y que nuevos esfuerzos, como la creación del corredor biológico mesoamericano, desde el sur de México hasta Panamá, buscan recuperar y proteger áreas naturales en peligro.

El componente indígena también se halla en peligro, según Naciones Unidas. "La región también posee una alta diversidad cultural, con más de 400 grupos indígenas diferentes que se estima viven en la región. Ellos - así como su conocimiento tradicional - son amenazados por un creciente mercado global homogéneo", indica.

El organismo supranacional advierte que el comercio, la urbanización no planificada y la falta de planificación en el uso de la tierra "están conduciendo su conversión (de los bosques) a pastizales y a monocultivos para la exportación". Asimismo explica que "la deforestación afecta la cantidad y calidad del agua, causando más erosión del suelo. Daña la biodiversidad y es una importante fuente de emisiones de gases de efecto invernadero".

Los eventos climáticos extremos se han incrementado durante los últimos 20 años en América Latina y el Caribe, explica el informe. Agrega que el número, frecuencia, duración e intensidad de las tormentas tropicales y los huracanes del Atlántico Norte son un ejemplo.

"El daño económico está creciendo, en parte, porque más gente está en riesgo. La falta de capacidades de adaptarse y la falta de sistemas de observación y monitoreo, construcción de capacidades y marcos políticos, institucionales y tecnológicos apropiados, ponen trabas a la habilidad de la región para mitigar y adaptarse al cambio climático", asevera el GEO4.

Esta situación también produjo una explosiva liberación de epidemias que anteriormente estaban bajo control, manifiesta ONU. Esto se debe al aumento de la temperatura de la tierra, las precipitaciones y la caída en los gastos de salud. Las enfermedades transmitidas por vectores como la malaria, el dengue, fiebre amarilla y peste bubónica "ahora suponen un mayor riesgo".

RESUMEN DEL INFORME

Dejá tu comentario