Economía

Paraguay, entre los más vulnerables al exterior

 

La calificadora internacional de riesgos Moody’s coloca a Paraguay entre los países latinoamericanos más vulnerables a una desaceleración del comercio global, junto con Bolivia y México. Esta situación se debe a la apertura que mantienen estos mercados al comercio exterior, a diferencia de lo que exhibe el resto de la región y en comparación con otros continentes.

En un nuevo informe de Moody’s Investors Service, la entidad reconoce que las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China tienen un impacto cada vez mayor en la economía mundial, “que conducen a una disminución de la inversión empresarial y de los flujos comerciales internacionales”.

“Una disminución de la demanda de exportaciones afectará negativamente las cuentas externas”, asevera Samar Maziad, vicepresidente-senior analyst de Moody’s.

El ejecutivo considera, sin embargo, que el impacto crediticio en Paraguay será limitado, “gracias a un crecimiento relativamente resiliente y a una vulnerabilidad externa limitada”, explica.

La firma extranjera sostiene que América Latina está menos expuesta a la desaceleración del comercio global, aunque advierte que una menor demanda de China afecta a los exportadores de productos básicos. Recordemos que el rubro de exportación más importante de Paraguay es la soja, cuyos precios se fijan en el mercado internacional.

Moody’s señala en el informe que Chile y Perú son los más expuestos a la disminución de la demanda de exportaciones de productos básicos de China.

Por otro lado, si bien una porción significativa de las exportaciones de Brasil (26%) y Uruguay (20%) también está destinada a China, Moody’s señala que esas dos economías se encuentran entre las más cerradas de América Latina, “lo que significa que las exportaciones no contribuyen significativamente al crecimiento económico ni directamente a los ingresos públicos”, agrega.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos también repercute en una apreciación del dólar a nivel global, pues la incertidumbre generada por esta situación lleva a los inversionistas a refugiarse en esta moneda, debido a su fortaleza.

Esta variable ha llegado inclusive a contrarrestar los efectos de la última baja de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés), pues generalmente este tipo de medidas es acompañado por una depreciación de la moneda norteamericana, al tornarse menos atractiva para las inversiones.

Dejá tu comentario