Economía

Paraguay apuesta al bloque pese a puntos pendientes

 Sin avances en coordinación de políticas macro, el Mercosur pulirá su acuerdo con la Unión Europea y revisará alcances del arancel externo común.

De cara a la 54 Cumbre del Mercosur, que reunirá hoy en Santa Fe (Argentina) a los presidentes de los países integrantes del bloque, Última Hora consultó con dos analistas en torno al rol de Paraguay y las perspectivas que se abren a partir de ahora.

Aldo Centurión, especialista en temas del bloque regional y coordinador general del colectivo Ciudadanos del Mercosur, indicó que en términos de comercio se trata de un bloque de incumplimientos, a pesar de que en su momento la expectativa estaba cargada con signos positivos en cuanto a una verdadera integración.
“En 1994 había optimismo sobre lo que se perfilaba como bloque y luego esa expectativa se trasladó a 2006. Pero dentro de las excepciones en torno a libre circulación de bienes, hay sectores que no están aún dentro del flujo comercial de arancel cero, como el caso de los derivados de la caña de azúcar y el sector automotor”, resaltó. Como avances rescatables en las conversaciones del bloque, Centurión citó el tema de residencia, ya que lo atinente a cuestiones temporarias o definitivas les brinda a muchos ciudadanos la posibilidad de contar con los mismos derechos que los nativos en cada uno de los países, y se puede estudiar y trabajar con más seguridad si uno es extranjero.
mercosur.jpg
SIN POLÍTICAS MACRO Donde no se avanzó casi nada es en la armonización o coordinación de políticas macroeconómicas, y más bien todo quedó en intercambio de informes, según consignó el especialista, quien agregó que en ese sentido la Unión Europea avanzó rápidamente.“Argentina y Brasil deben disminuir sus impuestos en un nivel promedio de 20%, y Paraguay deberá subirlos, pero no hay armonía hasta ahora”, sostuvo.
En política monetaria y la eventual aparición de una moneda común, Centurión dijo que se habla someramente de tal posibilidad, pero que no sería lo mismo si se adoptase el dólar o el euro como divisa común, ya que los procesos de integración del Viejo Continente cuentan con otros ribetes y esas monedas tienen su propia fuerza.
La posibilidad de contar con un banco del Mercosur también llevará su tiempo, a su criterio; al tiempo de mencionar que la región necesita tener estabilidad, cuando se sabe que Brasil y Argentina ya desde la década del 90 atraviesan ciertas turbulencias, lo que dificulta al bloque tener previsibilidad y confianza de los actores con los cuales se negocia.
En torno a la política comercial común, Centurión explicó que Paraguay es el país con más excepciones, pero hacia abajo, ya que importa materia prima e insumos agropecuarios, bienes de capital, electrónica y telecomunicaciones; mientras que los demás países tienen excepciones, pero que son hacia arriba, al nivel que les permite la Organización Mundial del Comercio (OMC), que es un tope del 35% en la mayor parte de las partidas, como calzados, confecciones, juguetes y automóviles.
Según insistió, las excepciones deberían ser eliminadas y así poder contar con un mismo AEC, espacialmente al año 2024.Con relación al arancel externo común (AEC), dijo que hay que integrar los sistemas de aduanas y evitar su doble cobro; mientras que el incentivo a las exportaciones que tiene Paraguay con la maquila, así como la zona franca o la devolución de impuestos, no son figuras aprobadas en el Mercosur, y más bien se aplican impuestos a la exportación, como Argentina.

Dejá tu comentario