Política

Para la Fiscalía, será más grave una sanción moral que la económica

El 7 de febrero, el Estado paraguayo deberá presentar su defensa ante la Corte IDH a raíz de la denuncia realizada por Juan Arrom y Anuncio Martí por supuesta tortura y secuestro.

El fiscal Ricardo Merlo, uno de los encargados de la defensa de Paraguay ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos ante la demanda presentada por los fugitivos de la Justicia paraguaya Juan Arrom y Anuncio Martí, por supuesto secuestro y tortura, lamentó que deban trabajar bajo limitaciones para presentar la defensa.

Dijo que es irónico que para un juicio oral, que debe desarrollarse en San José, Costa Rica, se tenga que presentar por escrito el testimonio de la mayoría de los testigos.

Señaló que en estos momentos todo el equipo de la defensa se encuentra elaborando las preguntas para los testigos, en la espera de la respuesta de la Corte IDH al pedido de Paraguay para que más testigos presenciales sean admitidos y no solamente el ex fiscal general Óscar Germán Latorre.

“Vamos a hacer uso de la herramienta que nos deja la Corte IDH. No es el escenario propicio para ejercer una defensa amplia, porque en la audiencia oral hay cuestiones que se pueden apreciar mejor sobre la calidad de los testigos y sus testimonios, por la inmediatez que tienen los jueces que pueden así satisfacer todas sus dudas y también que la totalidad de los testigos que ofreció Paraguay, que no son muchos, son apenas seis, puedan exponer la teoría que tiene el Estado o los elementos que tiene para refutar la supuesta violación de derechos humanos denunciada por los señores Juan Arrom y Anuncio Martí”, remarcó el agente fiscal.

Explicó que ante lo decidido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, lo que se va a afrontar es un proceso que se tenía antes en el país y que ya se superó, el cual es el proceso escrito en donde las preguntas se envían por escrito y vuelven por escrito a los otros testigos, teniendo en cuenta que a favor del Estado uno solo se admitió para la audiencia oral.

“Nosotros en Paraguay ya hemos pasado de un proceso inquisitivo y escrito a un proceso oral-acusatorio y ahora volvemos a un proceso escrito por parte de la propia Corte IDH y eso limita bastante nuestra defensa”, lamentó.

Indicó que ante esto, lo que el Estado paraguayo solicita es que se le acepten todos los testigos y se le dé amplitud para ejercer la defensa, sobre todo por las consecuencias que puede tener en caso de que la Corte IDH decida aplicar alguna sanción a Paraguay.

“Estamos a la expectativa de la respuesta (de la Corte IDH), entendemos que debería de ser, si no es mañana (por hoy), los primeros días de la próxima semana, porque hasta mañana (por hoy) nos dieron tiempo para enviar las preguntas a los testigos y las respuestas tienen que estar antes del 20 de enero enviadas”, acotó.

Mencionó que ante esto, todo el equipo está trabajando en las preguntas. Recordó que los demandantes tienen 31 testigos a quienes tienen que referir las preguntas. “Nosotros seguimos trabajando bajo la hipótesis de que ellos (la Corte IDH) nos puedan negar nuestros testigos en la audiencia oral y tengamos que responder por escrito”, añadió.

El fiscal Merlo reiteró lo irónico que una audiencia oral se presente por escrito, y dijo que es aún más irónico que el Paraguay cambió su sistema de una audiencia oral y pública para dar amplitud a la defensa y un proceso más transparente y cuando acude ante la Corte IDH y se espera tener el mismo proceso, se limitan los testigos y la amplitud de la defensa, que es necesaria.

“Porque no es cualquier tipo de sanción la que viene, es una sanción que tiene un aspecto no solo económico, que es lo que más se está mencionando mediáticamente, pero lo más grave es la sanción moral como país que vamos a recibir, la cual sería el dejar por sentado que el Estado violó derechos humanos de estas personas, que agentes del Estado agarraron y supuestamente torturaron y secuestraron. Eso es lo más grave, el desconocimiento en el marco de la soberanía, el trabajo hecho por el Ministerio Público y el Poder Judicial en el cual se demostró completamente lo contrario”, significó.

Preparados. Merlo manifestó que a pesar de las limitaciones de herramientas procesales con que cuentan y con las restricciones para la defensa, igual están preparando todas las respuestas y están preparados para ir a debatir en la audiencia. “Un debate sesgado y limitado, encima no se conformaron en limitar los testigos, sino limitar lo que pueden decir los testigos. Lo que pasa concretamente es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dedica varios párrafos al secuestro de María Edith y luego a nuestro único testigo de la audiencia oral (Latorre) le dicen que no puede hablar de otra cosa que no sea del expediente de Arrom y Martí y el buen diligenciamiento, pero ambas cosas suceden en el mismo tiempo y, sobre todo, cuando ellos introducen el tema y establecen unas presunciones de no participación de forma solapada de Arrom y Martí en ese secuestro y a nuestro testigo no se le permite hablar de eso”, dijo.

Indicó que el equipo encargado de la defensa de Paraguay tiene el convencimiento de que los supuestos hechos de tortura y privación de libertad no sucedieron y, por otro lado, que todas las personas que Arrom y Martí sindicaron como autores de los supuestos hechos, fueron objetos de una investigación.

Dejá tu comentario