Política

“Para desbloqueo pueden usarse tanto la urna como el escrutinio electrónico”

La aplicación del desbloqueo de listas en las próximas elecciones municipales es un hecho, donde queda por definir en la legislación cómo los miembros de mesa realizarán el conteo de los votos preferenciales.

La aplicación del desbloqueo de listas en las próximas elecciones municipales será el inicio de una nueva etapa en los procesos electorales en el país, pero aún queda por definir si esto se hará a través de la utilización de las urnas electrónicas, de las papeletas o con tecnología que permite el escrutinio electrónico. El director de Informática del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Fausto Von Streber, explica las diferencias entre estas opciones.

–¿Cuál fue la postura de la Justicia Electoral en todo este debate en torno al desbloqueo de listas y la aplicación de urnas electrónicas, desde el punto de vista técnico?

–Nosotros no emitimos juicios porque somos un órgano ejecutor de la ley, y estamos esperando que se defina, pero lo que siempre dijimos es que si se desbloquean las listas se va a complicar el escrutinio, y entonces, en ese caso, se puede aplicar algún tipo de tecnología para facilitar a los miembros de mesa el conteo de los votos. Tampoco descartamos que sea el voto electrónico, así como también puede ser el escrutinio informatizado, puede ser cualquiera de los dos, pero hay que analizar. Con el voto electrónico ya tuvimos experiencia, y si se aplica debe tener aceptación de todas las partes para que funcione.

–¿Qué diferencias implica utilizar el voto electrónico y el escrutinio electrónico?

–Hay una gran diferencia sobre todo a la hora de realizar la capacitación, una cosa sería capacitar a toda la población para la utilización del voto electrónico y otra sería capacitar solamente a los miembros de mesa para aplicar el escrutinio electrónico. El escrutinio informatizado es aplicar tecnología en la mesa de votación para el momento del conteo de los votos, y el voto electrónico implica que se vote a través de una máquina que los electores utilizan para emitir su voto. El voto electrónico también tiene escrutinio informatizado, pero depende de la máquina. El voto electrónico o la aplicación de urnas electrónicas simplifica la tarea a los miembros de mesa, pero debe tener aceptación de los electores, y es ahí donde mucha gente manifiesta rechazo, o no tuvo buena experiencia cuando se utilizó.

–Para el TSJE, ¿cómo fue la experiencia de la aplicación del voto electrónico?

–Para nosotros, desde la Justicia Electoral, la experiencia fue buena cuando se utilizó; pero como te dije, no depende de nosotros ni podemos dar una opinión, sino simplemente cumplir lo que la ley nos señala realizar.

–¿Pero acaso la aplicación de la urna electrónica no es un sistema más vulnerable?

–Lo que pasa es que se toman experiencias de otros países, y las mayores vulnerabilidades se dan cuando el voto es en línea, o haya vulnerabilidad en el código fuente, y es lo que se dice, así como también que solamente un informático puede verificar y no cualquier persona. Sin embargo, creemos que se pueden hacer controles como auditoría del soft-ware o del código fuente, poner seguridad en los dispositivos, pero lo ideal es que las máquinas no estén conectadas en red, eso es clave. Otro punto negativo señalado en las urnas brasileñas que utilizamos fue que no expedían tiques, entonces la gente no sabía si votó o no, y ahora va a ser un requisito si es que se aprueba su utilización, y hoy hay máquinas que hacen eso y permiten una auditoría ante cualquier duda, comparando los votos impresos con los resultados que expide la máquina.

–¿Cómo están preparados desde el TSJE para lo que será este cambio en los procesos electorales?

–Lo que nosotros decimos siempre es que si se va a aplicar algún tipo de nueva tecnología, sería bueno que sea de forma gradual. Si se elige aplicar el voto electrónico, sería ideal que su aplicación sea gradual; por ejemplo, para que la gente vaya ganando confianza, probar en un porcentaje, sacar una experiencia de eso, y aumentar el porcentaje para la siguiente elección, así como hicimos en el pasado con el voto electrónico.

–¿Cómo fue esa experiencia con el voto electrónico?

–Se votó por primera vez con urnas electrónicas en Paraguay en el 2001, en las elecciones municipales, y se aplicó solamente en algunos municipios, fue un porcentaje de apenas 1,5%. Luego se utilizó en las elecciones generales del año 2003, y se aumentó a 45,83% su aplicación, después se utilizó en el año 2005 en las internas del PLRA en un 100% de las mesas, y en el 2006 también en el 100% de las mesas para las internas de la ANR. En las elecciones municipales del 2006 se aplicó al 100% de las mesas en Asunción, Presidente Hayes, Alto Paraguay y Boquerón, y en otros puntos en un 60% de las mesas. En el 2007 fue la última vez que se usó para las internas con miras a las generales, donde se usó en un 100% de las mesas del PLRA y la ANR.

–¿Cómo evaluaron estas experiencias con las urnas electrónicas brasileñas prestadas?

–Para nosotros, como Justicia Electoral, o sea, órgano administrativo de las elecciones, fueron experiencias exitosas, hicimos auditorías, mostramos los códigos fuentes, y el mismo día de las elecciones, sorteamos urnas al azar y se hicieron pruebas que dieron los mismos resultados. Sin embargo, algunos actores políticos cuestionaron el uso de las urnas.

–¿Qué pasó con esas urnas brasileñas?

–Lo que pasó es que se volvieron viejas y ya no sabíamos qué hacer con ellas, hasta que finalmente las devolvimos al Brasil.

–¿Qué costo tendría aplicar el sistema de urnas electrónicas?

–La verdad que todavía no tenemos ningún costo estimado, todavía no hablamos con las empresas que podrían proveer, ya que hay que tener en cuenta muchas cosas, porque si se va a aplicar, tiene que ser una tecnología probada. También se sugirió que desarrollemos nosotros, y eso también va a tener un costo y tiempo para elegir un prototipo. En alguna oportunidad hablamos con el Parque Tecnológico de Itaipú (PTI) para hacer un prototipo, pero eso demoraría un año o dos por lo menos, pero si vamos a necesitar antes, tenemos que ver una empresa que provea y presupueste comprar o alquilar, así como ver la logística de instalación, mantenimiento, capacitación, almacenamiento de los equipos, hay que ver muchos factores.

–¿Qué participación tuvieron en el replanteamiento de la ley electoral?

–A nosotros nos invitaron a la Comisión de Reforma Electoral del Senado, donde dijimos lo mismo que te estoy diciendo, que no estamos ajenos pero necesitamos presupuesto, infraestructura y tiempo, pero eso fue ya hace unos meses, y hace poco nos fuimos a la Comisión de Hacienda y Presupuesto, pero no logramos hablar. Allí en una nota dije que el costo por urna era de unos USD 2.400, pero eso es algo que varía muchísimo, eso se tendrá que ver con alguna empresa extranjera, dependerá de lo que se apruebe.

Dejá tu comentario