Arte y Espectáculos

“Para avanzar se debe aprender de los que están delante de nosotros”

 

Johannes Krohn es un director de orquesta nacional de 31 años. Los últimos nueve años los vivió lejos del país, en Estados Unidos, donde fue para estudiar y trabajar. Ahora se encuentra en Paraguay realizando una residencia artística. En esta nota, el artista conversa con Última Hora sobre su experiencia en el ámbito musical.

La última década fue sumamente enriquecedora para el paraguayo, quien hizo camino y ganó mucha experiencia. Se desempeñó como director de la Illinois Festival Opera; además de director adjunto de la Orquesta Filarmónica de Boulder, la Orquesta Flatirons de Boulder, orquestas y bandas sinfónicas de la Universidad Estatal de Illinois. También participó como director invitado del Taller Internacional de Dirección 2017 de la Universidad Estatal de Pittsburg-Kansas, así como de la Orquesta Sinfónica del Sureste de Kansas.

“Trabajé de pianista acompañante, archivista de varias orquestas, instructor de dirección en la Universidad Estatal de Illinois, y director asistente de varias orquestas y bandas sinfónicas”, cuenta el joven maestro.

Destaca que lo más importante de dirigir una orquesta “es el lenguaje no verbal que debe poseer el conductor. En la vida cotidiana la comunicación se produce de dos maneras: verbal y no verbal, esta última representa un 93% y la primera un 7%. Es exactamente lo mismo trabajando con una orquesta”, explica Krohn.

Considera que hay dos cualidades absolutamente indispensables para todo buen director de orquesta: “Debe ser no solamente el mejor músico de la sala, sino que también un buen ser humano y un líder nato. No un tirano, sino un líder. Una fuente de inspiración”, enfatiza.

Asegura que ser un joven director agrega otros desafíos al complejo arte de conducir una agrupación instrumental. “Debemos ganarnos nuestro espacio, demostrándole a la gente mayor que sí somos aptos de realizar dicha función. Es como en cualquier otra profesión, los jóvenes deben ganarse el respeto de los más experimentados. Es un ciclo normal de la vida”, destaca.

EN SU MEMORIA. Entre sus experiencias más notables destaca su presentación con la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción. “Fue hace poquito, fue en mi debut con la OSCA, bajo la dirección del maestro Luis Szarán. Crecí escuchando esta orquesta, siempre había soñado con tocar como solista de piano con la sinfónica de la mano del maestro Szarán. Entonces puede imaginar lo emotivo que fue estar al frente de esta orquesta, y poder trabajar bien de cerca con muchos de los músicos más emblemáticos del Paraguay, tales como el maestro y concertino Miguel Ángel Echeverría, entre otros”, recuerda.

En cuanto a la formación de dirección orquestal en Paraguay, menciona que todavía queda camino que recorrer. “No vi mucho todavía, pero definitivamente se han hecho avances, aunque falta muchísimo. Hay mucho camino por recorrer aún”, enfatiza.

Sobre el punto añade que la capacitación es fundamental para incentivar a los jóvenes. “Hacen falta más seminarios, clases magistrales de dirección con directores de afuera y de más renombre. Aprender de gente que se formó afuera y que viene de otra cultura más avanzada que la nuestra. Es la única manera de seguir avanzando, aprender de los que están delante de nosotros”, manifiesta Johannes Krohn.

Dejá tu comentario