País

Papa envía hombre fuerte del Vaticano a la diócesis del Este, para visita pastoral

El papa Francisco enviará a Ciudad del Este al cardenal Santos Abril y Castelló, presidente de la comisión cardenalicia de Vigilancia del Instituto para las Obras de Religión –uno de los hombres fuertes del Vaticano– para una visita apostólica.. La inspección se realizará del 21 al 26 de julio y se da justo un mes después de que el obispo de Ciudad del Este, monseñor Rogelio Livieres Plano, haya acusado de homosexual al arzobispo de Asunción, monseñor Pastor Cuquejo, en una marcha a favor de la familia.

Esta visita fue anunciada ayer por el nuncio apostólico Eliseo Ariotti. El comunicado de prensa remitido por el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y número 2 de la Iglesia Católica, señala que el santo padre dispuso “una visita apostólica a la diócesis y al obispo del Este, como también a los dos seminarios de la circunscripción eclesiástica para ofrecer una asistencia para el bien de esa iglesia”.

Esta visita pastoral es bien vista en el Obispado esteño. A través de un comunicado, Livieres explicó que ya hace un año atrás pidió el paso de las autoridades vaticanas a la diócesis a su cargo para que pudieran ayudarlos a llevar de la mejor manera posible el gobierno de la diócesis donde resaltó se registró “un crecimiento asombroso en los últimos años, a Dios gracias”.

El enviado del Papa para la visita a los Seminarios Mayor San José y Menor San Andrés del Este es el monseñor Milton Luis Tróccoli Cebedio. “Es una visita pastoral, para averiguar un poco las cosas”, dijo el nuncio, sin dar más detalles.

En el último mes, el obispo del Este salió en defensa del sacerdote argentino Carlos Urrutigoity, acusado de pederasta. Justamente en torno a este caso, el arzobispo de Asunción, Pastor Cuquejo, recomendó reabrir una investigación sobre el protegido de Livieres. El obispo esteño contraatacó públicamente a su colega tildándolo de gay. El obispo de Caacupé, Claudio Giménez, dijo ayer que este conflicto impactó mucho a la Iglesia local. “Nos duele mucho, también nos ha dado mucha vergüenza”.

Los enviados entregarán al sumo pontífice un reporte acabado del funcionamiento de la diócesis a cargo de Livieres. “Lo que pasará veremos después”, reflexionó Ariotti, al enfatizar que la visita del hombre de confianza del Papa no será una intervención.

“El cardenal tiene mucha experiencia en el campo de las formaciones sacerdotales. El santo padre dará las conclusiones que considere necesarias”, indicó Ariotti, quien viajará el Vaticano para repasar la realidad de la Iglesia guaraní y tratará con el Papa el nombramiento de nuevos obispos para Encarnación, Misiones y Asunción.

Dejá tu comentario