Economía

Palo a la informalidad

 

Semanas atrás vino el plomero a revisar un tanque de agua. En total, media hora de trabajo.

¿Cuánto te debo?

300.000.

Le pagué y le solicité la factura, como siempre lo hago.

Tengo el talonario en casa, pero mañana te traigo.

Ese es el popular “eju lunes”. Pasa con el plomero, jardinero, electricista, peluquera, albañil, la feria, la frutería, … y les dejo a ustedes completar la lista.

En algunos comercios preguntan: ¿Quiere factura? Luego observo que su talonario está nuevito. A veces me sorprende un cartel en la caja que dice que la SET estuvo en ese lugar. ¿Habrán hecho un buen análisis de la situación?

Pero las empresas grandes o medianas no se quedan atrás. A no ser que hayan hecho un compromiso de trabajar en forma transparente y legal en un 100 %, una gran mayoría intenta “dejar fuera” algunas transacciones, porque “no da gusto luego” pagar al fisco, con la excusa de que “su” dinero se utiliza para empleados de la clase política gobernante.

En serio, es alarmante. Del total de empleados en nuestro país, el 73% están en condiciones de informalidad. *Las actividades con mayor informalidad en Paraguay son la construcción (80%) y el comercio, restaurantes y hoteles. (70%).

En estos días, el Ministerio de Hacienda planteó una modificación de impuestos. Claro, es más sencillo y fácil aumentar los impuestos a los contribuyentes, pero lo justo y correcto es combatir la evasión, que frena el desarrollo del país, desalienta a los emprendedores formales y pone en riesgo el futuro de la población activa.

Tres tareas urgentes del Estado:

Auditar y racionalizar el gasto público; atacar la evasión con acciones eficaces y ampliar la base impositiva.

Tres tareas urgentes para los empresarios:

Alguien me dijo en estos días: … “por fin tengo un trabajo lindo”. Se refería a un empleo de verdad, cobro a tiempo, seguro de IPS, posibilidad de jubilarse. En Paraguay tenemos 73% de empleos feos, con alta informalidad. **No tienen contrato, seguro social, no tienen futuro ni esperanza.

1. Transparentar la planilla de empleados del IPS, incluyendo a todos los colaboradores, también a aquellos puestos gerenciales con el monto real que cobran.

2. Distribuir un porcentaje de utilidades de la empresa a todos los trabajadores. Está reglamentado por la Ley 285/93 de la Constitución Nacional, que lo considera gasto deducible y exento de todo tributo. No es obligatorio, es una cuestión de justicia social, hacia una mayor equidad.

3. Somos en esencia emprendedores ¿Estamos enfocados en crear más oportunidades y abrir los brazos a tantos que necesitan un trabajo “lindo”?

El sermón de Jesús en la montaña nos marca un camino de humanidad, de amor, verdad y justicia. Sería bueno tenerlo en nuestra oficina.

Dejá tu comentario