Política

Pacto azulgrana consigue acuerdos, pese a conflictos

Aunque reiteradamente el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, intenta desmarcarse del cartismo, el pacto continúa aún más firme y fuerte que nunca.

Cuando hace poco más de un mes se daba a conocer el pacto al que arribaban el cartismo, el llanismo y el oficialismo, poco o nada se sabía sobre los temas que incluyó el acuerdo, además de la repartición de cargos para la conformación de las mesas directivas o la aprobación de la reforma impositiva a instancias del Ejecutivo.

Sin embargo, transcurrido ese tiempo y a pesar de que el Gobierno intenta tomar distancia de sus adversarios políticos, los temas resueltos tras el convenio entre abdistas y cartistas se dieron en un abrir y cerrar de ojos.

Además de la distribución de cargos en la mesa directiva, el pacto contempló la promesa del llanismo y cartismo de dar gobernabilidad al presidente Mario Abdo Benítez, y, sobre todo, el compromiso de apoyar y aprobar los proyectos de interés del Poder Ejecutivo. El resultado debilitó al presidente que sin llegar al año del poder resigna el Congreso a políticos a los que combatió ferozmente porque los acusaba de destruir la institucionalidad y a quienes derrotó electoralmente justamente enarbolando esa bandera.

La semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó la reforma tributaria impulsada por el Poder Ejecutivo, que contaba con la media sanción del Senado. Desde el Ejecutivo sostienen que el proyecto busca elevar la recaudación y reducir la inequidad, potenciando impuestos directos.

El acuerdo también facilitó la impunidad para intendentes colorados sospechados de corrupción. La Cámara de Diputados resolvió enviar al archivo siete pedidos de intervención municipal. Las bancadas de Colorado Añetete y Honor Colorado, con el respaldo de los llanistas, promovieron un cuarto intermedio para luego tratar los pedidos de una manera apresurada.

En el Senado nuevamente la aplanadora abdocartollanista fue clave para concretar el juramento del cuestionado ex ministro de la Corte Raúl Torres Kirmser, ahora como representante de las universidades nacionales ante el Consejo de la Magistratura (CM). El ex ministro de la Corte está salpicado por casos de nepotismo y pedidos de dinero en su nombre.

Por otro lado, esta semana, el Senado quedó sin cuórum precisamente cuando se debía llevar a cabo el debate sobre la inseguridad reinante en el país y evaluar las acciones que se llevarían a cabo si los ministros de los órganos de seguridad, Juan Ernesto Villamayor y el general (SR) Bernardino Soto Estigarribia, del Ministerio del Interior y de Defensa Nacional, respectivamente, no tomasen las acciones para disminuir los índices de violencia. Una vez más, la aplanadora abdocartollanista planeó dejar sin cuórum para no llevar a cabo la sesión.

Semanas atrás, el hermano del presidente y ministro de Hacienda se encontraba en la cuerda floja debido a las criticas y estar en el ojo de la tormenta por su pasada gestión en IPS. Sin embargo, al parecer el acuerdo contempla el hecho de que los medios cartistas no dejen de apoyar la gestión del ministro.

CÓDIGO PROCESAL. Los tres poderes del Estado buscan una solución ante la situación que se generó tras la crisis penitenciaria que explotó con la masacre en la cárcel regional de San Pedro y la situación de los miembros del Primer Comando Capital. El Poder Ejecutivo promulgará las modificaciones establecidas en el artículo 245 del Código Procesal Penal. Además aceptarán la modificación de los artículos 129, 141 y 250 para extender plazos procesales para evitar que genere un colapso judicial. Este proyecto tuvo el acompañamiento del cartismo y del llanismo.

“Tenemos el camino de la división o el camino de la unión. Yo propongo el de la unión, yo propongo la construcción de puentes entre paraguayos defendiendo valores”, destacó el presidente en un largo descargo semanas atrás, intentando explicar un pacto que despertó interrogantes.

Dejá tu comentario