Deportes

Otro duro golpe para el Ciclón

Guaraní goleó 3-0 a Cerro Porteño y se instaló en semis de la Copa Paraguay.

Cerro Porteño inició el partido fingiendo que anímicamente estaba fuerte y que lo sucedido en el clásico ya era historia.

El Ciclón rápidamente se hizo de la posesión, pero no pudo hacer la diferencia en el marcador.

Guaraní no se incomodó sin la pelota y fue práctico para sacar ventajas, utilizando como argumento el posicionamiento. Gustavo Florentín distribuyó bien sus jugadores, entre líneas. Jorge Morel y Ramón Martínez formaron el murallón, Bogarín se movió astutamente a las espaldas de Topo Cáceres, Palau y Rodrigo Rojas y desde ahí se asoció con Esparza que fue incontenible.

Determinante. El argentino justamente fue el que inició las jugadas de los dos primeros goles, de García y Redes. Esparza fue amo y señor del sector izquierdo, donde fue una pesadilla cada vez que encaró a sus rivales.

Después del primer gol, los azulgranas no pudieron disimular que emocionalmente están tocados. El nerviosismo y las imprecisiones se apoderaron de los dirigidos por Fernando Jubero. Como claro ejemplo está lo que pasó con Novick, quien ingresó para generar juego, pero nunca recibió pelotas. Todas iban de forma frontal y apresurada en busca de los referentes de ataque, que fueron bien absorbidos por los defensas.

Guaraní, con una propuesta sencilla, se aprovechó del descalabro del conjunto de Barrio Obrero. De contragolpe liquidó el expediente el Aurinegro. El tercer gol fue réplica de los dos primeros, solo cambió a uno de los autores. Ramón Martínez desbordó por izquierda y Redes cerró en el otro sector para marcar su doblete. La eliminación es un inesperado golpe.

Dejá tu comentario