Sucesos

Ordenan la captura de 189 autos en caso Cabeza Branca

 

La fiscala Lorena Ledesma Jara, asignada a la Unidad Especializada en la Lucha contra el Narcotráfico, ordenó la captura de 189 vehículos en un caso de lavado de dinero y asociación criminal, donde había sido imputado Luiz Carlos Da Rocha, alias Cabeza Branca, uno de los narcotraficantes brasileños más relevantes de América Latina, según la Policía Federal del vecino país.

La representante del Ministerio Público además acusó a Mauro Mereles, Diosmede Aguilera y Juana Estela Cardozo. Así también requirió que afronten juicio oral y público.

Pese a que Da Rocha al igual que sus hijos Rafael Pigozzo Rocha y Bruno César Payao Rocha, así como también los supuestos testaferros Liz Agustina Benítez de Arévalos, Arnaldo Luis Arévalos Sanabria y Nadir Drusila Ibarra viuda de Alves, también fueron imputados, no se pudo presentar requerimiento conclusivo contra ellos.

El supuesto narcotraficante se encuentra detenido en Brasil, en tanto los demás están en calidad de prófugos.

el caso. Según refiere el acta de acusación, Cabeza Branca se habría dedicado a traficar sustancias estupefacientes, principalmente mediante la adquisición y utilización de diversos medios de transporte, desde Bolivia, Colombia, Perú, pasando por Venezuela y Paraguay, hasta Brasil, desde donde se transportarían hasta diferentes países de Europa, Asia y África.

La representante fiscal explicó que con el producto o beneficio económico resultante de tales actividades, a partir del 2004, el presunto narcotraficante junto con sus hijos Pigozza Rocha y Payao Rocha habrían colocado e integrado millonarias sumas de dinero de origen ilícito en el sistema financiero, adquiriendo empresas de papel y de fachada, con la utilización de testaferros.

Una de las firmas creadas por Da Rocha, denominada Agroganadera Santa Edwiges SA, tenía un capital social de G. 30.000.000.000.

También menciona el escrito que la estructura criminal adquirió las empresas de maletín vinculadas presumiblemente a Juana Estela Cardozo, bajo el asesoramiento técnico de Diosmede Aguilera, que se dedicaría a la venta de empresas de estas características a través de páginas de internet. En tanto Mereles supuestamente llevaba la contabilidad de unas 30 estancias.

Dejá tu comentario