Política

Odontólogos y nutricionistas no tienen registros de su producción

 

En la dirección médica de la Cámara de Diputados prestan servicios 22 funcionarios, de los cuales cuatro son sicólogos, tres nutricionistas, dos odontólogas, cinco médicos, una obstetra y cuatro enfermeras. A estos se suman tres funcionarios administrativos.

Cumplen horario en una oficina ubicada en la planta baja de la sede parlamentaria, donde no cuentan con ninguna herramienta, como en el caso de las odontólogas, para realizar su trabajo.

En ese sentido, los odontólogas y los nutricionistas, ni siquiera tienen un registro de los trabajos que realizan, de producción como lo denominan, como sí tienen los médicos, que llevan una planilla mensual de las atenciones que realizan, tanto a los funcionarios de la institución como a las personas que visitan el Congreso que en muchos casos necesitan atención médica, o los vecinos de la zona.

De esta manera se demuestra que la dirección médica está superpoblada y es innecesaria la presencia de odontólogos y nutricionistas en la institución, representando un gasto innecesario para el erario público, pudiendo cumplir con su trabajo en algún hospital público.

Los sicólogos apenas están iniciando su planilla de producción y dos ellos estuvieron tres meses con planificación de proyecto.

DEPENDE DE PRESIDENCIA. Ante esta situación, el doctor Carlos Talavera, director del dispensario, señaló que no está en sus manos decidir quienes forman parte del plan médico, que eso está en manos del titular de la Cámara Baja, Miguel Cuevas, quien debe tomar las medidas al respecto y ver lo que considera puede ser útil en la institución.

En cuanto a la posibilidad que puedan prestar servicios en otras instituciones o en las cárceles, como lo propuso la diputada patriaqueridista, Rocío Vallejo, sostuvo que personalmente no tiene ningún problema para prestar servicios donde sea.

“Si vamos a atender debajo de un puente vamos a atender nomas también. Siempre el médico está preparado para lo que sea. Me gustaría que se vea la posibilidad de que si se puede servir a otra institución, por mi no hay problema, pero eso tienen que decidir las autoridades”, remarcó.

Los 22 funcionarios que en algunos casos ni cumplen horario, cuestan al pueblo paraguayo la suma G. 153.237.713 mensuales, atendiendo que el salario más bajo es de 3.300.000 de guaraníes.

AUXILIO. En la mañana de ayer la señora Gladis González, que se desempeñaba como cuidacoches en las calles aledañas a la Cámara Baja se descompensó y fue auxiliada por el doctor Talavera y el personal que se encontraba de turno, pero a pesar de que la mujer aún estaba con signos de vida, no resistió y falleció en la dirección médica. El médico mencionó que González es su paciente desde hace tres años y acarreaba varios problemas de salud sumado a que era una fumadora compulsiva que no ayudó en su tratamiento.

Dejá tu comentario