Mundo

Obispos alemanes piden debate sobre el celibato por abusos

 

La Conferencia Episcopal Alemana anunció ayer la apertura de un diálogo interno sobre el celibato, el abuso de poder y la moral sexual en la Iglesia Católica, a raíz del sínodo sobre la pederastia recientemente celebrado en el Vaticano.

Este es el principal resultado de un encuentro de cuatro días que celebraron los obispos alemanes en Lingen, en el que se ha analizado el reciente sínodo vaticano convocado por el papa Francisco, explicó el presidente de la Conferencia Episcopal, Reinhardt Marx. “Tenemos viento a favor, pero tenemos que hacer nuestra tarea ahora en Alemania”, dijo Marx, quien consideró que la Iglesia necesita un avance sinodal y que la dirección actual impulsada en el reciente encuentro en el Vaticano es la correcta.

A su juicio, es necesario un camino hacia la renovación y el cambio, ya que la Iglesia Católica no puede seguir así tras la crisis que supuso este escándalo, y subrayó que los obispos deben mantener un diálogo continuo con los afectados. Marx agregó que es importante asumir la necesidad de reformas en tres ámbitos, como son el uso del poder, el futuro de la forma de vida sacerdotal y la evolución de la moral sexual en la Iglesia.

Sobre el celibato, consciente de las sensibilidades que esta cuestión despierta entre la jerarquía eclesiástica, afirmó que se debe permitir (plantear) la cuestión. “Valoramos el celibato como expresión de la unión religiosa con Dios. Descubriremos hasta qué punto debe ser símbolo del sacerdocio en nuestra iglesia”, asegura la Conferencia Episcopal. Marx prometió a los afectados por los escándalos de pederastia dedicar todos sus esfuerzos a poner en marcha las reformas necesarias para que abusos como los que se dieron en el pasado no se vuelvan a repetir: estamos en camino y no voy a abandonar. Asimismo, aseguró comprender a los creyentes, que se encuentran muy afectados por las revelaciones de los escándalos de abusos a menores en el seno de la Iglesia y les pidió fuerza de ánimo.

Obstrucción de la Iglesia. Esos resultados no convencieron a Matthias Katsch, el presidente de la principal asociación de víctimas Eckiger Tisch, que ya denunció el hecho de que las víctimas no habían sido invitadas a los debates de los prelados. En un comunicado, acusó ayer a la Iglesia de obstrucción sobre las indemnizaciones a las víctimas y reclamó que se active una comisión de verdad y de justicia independiente encargada de arrojar luz sobre los abusos sexuales “cometidos y encubiertos por religiosos”.

Dejá tu comentario