Sucesos

Numerosos cuestionados conforman lista de ascenso a comisario general

La nómina de ascenso a comisario general inspector que la Comandancia remitió al Congreso tiene a varios agentes salpicados por distintos hechos. Los más cuestionados son por el 31M.

La lista de pedido de ascenso a comisario general inspector que el Ministerio del Interior envió al Congreso para el acuerdo constitucional registra varios nombres de comisarios que cuentan con algunas manchas en su carrera, principalmente los que tuvieron activa participación en la represión policial del 31 de marzo del 2017 contra manifestantes que impidieron la violación de la Constitución.

Amado Cantero es uno de los que encabezó el pelotón de escopeteros que en el 2017 asaltó la sede del Partido Liberal y asesinó a Rodrigo Quintana. Otro de los que también tuvieron activa participación en el 31M es Zacarías Centurión, quién fue filmado reprimiendo a los manifestantes que iban a refugiarse en el PLRA.

Centurión también estuvo preso en el 2012 por cohecho pasivo agravado, privación ilegítima de libertad y producción de documentos. Estando en la comisaría de Santa Rita retuvo ilegalmente a un brasileño.

Cuestionados comisarios en lista de ascenso.png

ÁGUILA NEGRA. En noviembre del 2012, la Senad incautó uno de los cargamentos más grandes de cocaína en La Paloma, Canindeyú, desarticulando la base de operaciones de Ezequiel de Souza, donde aterrizaban aviones, había depósitos de drogas y laboratorios. Tras este operativo con sospechas de esquema de corrupción, Édgar Meza fue removido de la Jefatura de la sede de Investigaciones de la zona.

Según publicaciones periodísticas, en diciembre del 2013, Marcial López Palma fue destituido como subjefe de Antinarcóticos luego de que sicarios hayan baleado su vivienda en presunta venganza por un procedimiento irregular de cocaína en Capiatá.

En febrero del 2017, López Palma también fue removido de la Dirección de Isepol tras el fraude de venta de exámenes de ingreso de la Academia de Policía. Su último escándalo fue en noviembre pasado, pues siendo director de Apoyo Táctico, dentro de la Agrupación Especializada el narco Marcelo Piloto Pinheiro asesinó a Lidia Meza.

Roberto Vega también fue removido de Apoyo Táctico por otro escándalo, que fue la fuga con complicidad policial de miembros del PCC de la Agrupación Especializada, en diciembre último.

Otro con antecedentes es Cristino Aranda, quien en septiembre del 2004 fue denunciado por concejales de Puerto Pinasco por atropello, y amenazas. Un adolescente de 16 años lo denunció por tortura e intento de soborno para no denunciar.

Otro que fue salpicado por hechos en el Este fue Julio Díaz, a quien se le cuestionó que siendo jefe de Investigaciones no cambió la nómina de policías recaudadores y extorsionadores.

Además, en septiembre del 2018, Elba Giménez denunció que su marido, el supuesto marihuanero Ignacio Ríos, fue ejecutado por agentes de Antinarcóticos de San Pedro en Naranjito, por no conseguir G. 5 millones para los policías. Díaz era jefe de la unidad.

Pérdidas. El último en esta lista de salpicados por irregularidades es Elizardo Rojas, quien en agosto del 2011 fue destituido como jefe de la FOPE por la pérdida de 3.300 balas para fusiles de asalto Galil. Además, se detectó que desaparecieron 3 pistolas Bersa, 10 radios digitales, 5 cascos balísticos, 2 visores nocturnos, y 3 fusiles M4. Una de las radios robadas se recuperó del poder del conocido delincuente Juan Carlos Rojas, alias “Kung Fu”, implicado en el asalto y muerte del empresario Roberto Atilio Schunbaum.

Por política. Aurelio Marín fue salpicado por ser supuesto comisario del clan Zacarías en Ciudad del Este. Cuestionaron que estando al mando de la Policía no retuvo a una turba que respondía al clan y que hirió a la abogada Yolanda Paredes, el 25 de agosto del 2018.

Un caso particular se dio con Víctor Romero, quien fue cambiado de la Dirección de Paraguarí por falta de carácter. Es que en septiembre del 2018 la intendenta de Ybycuí, María del Carmen Benítez pidió a Romero que en su comuna no opere el Grupo Lince, y el policía lo obedeció. Supuestamente, también tuvo una denuncia por violencia familiar

Dejá tu comentario