Mundo

Nueva pastilla permite suministrar fármacos que suelen ser inyectados

Investigadores de EEUU han desarrollado una nueva cápsula que permite suministrar por vía oral determinados fármacos que normalmente son inyectados, como la insulina, según un estudio que publica este lunes la revista Nature Medicine.

Científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts de EEUU (MIT, en inglés) han explicado que ciertos fármacos, sobre todo los que se hacen con proteínas, no pueden ser administrados por vía oral porque son disueltos en el tracto gastrointestinal antes de que puedan dar el efecto deseado en el organismo.

Un ejemplo de ello es la insulina, que los pacientes con diabetes tienen que inyectarse todos los días.

Lee más: Comprueban eficacia de nueva insulina en pacientes renales

Sin embargo, expertos del MIT han diseñado una nueva pastilla que puede transportar la insulina u otras drogas a base de proteínas y protegerlas del efecto negativo en el tracto gastrointestinal.

"Estamos realmente contentos con los últimos resultados del nuevo dispositivo de administración oral desarrollado en el laboratorio", señaló Robert Langer, profesor del MIT y miembro del Instituto Koch para la Investigación del Cáncer.

La nueva cápsula, al llegar al intestino delgado, se abre y aparecen unas agujas diminutas que quedan adosadas a las paredes intestinales, lo que permite que el fármaco entre en la sangre.

Nota relacionada: Tratamiento elimina inyección de insulina en pacientes

En pruebas con cerdos, las investigaciones mostraron que la cápsula puede cargar con un cantidad de insulina similar a una inyección, permitiendo una rápida llegada a la sangre.

Si bien los investigadores utilizaron insulina para demostrar el nuevo sistema de suministro de la droga, creen que podría ser utilizada para administrar otras a base de proteínas, como hormonas, enzimas o anticuerpos.

"Podemos administrar insulina, pero vemos aplicaciones para muchas otras terapias o posiblemente vacunas", dijo Giovanni Traverso, profesor asistente del Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario