Deportes

No supo mantener la diferencia

Ángel Barrientos

@Angbarrientos

Cerro Porteño cortó anoche su racha de nueve victorias consecutivas en la Nueva Olla, al igualar 2-2 ante Capiatá. Sobre el final, de penal, llegó el empate de la visita.

El primer tiempo pasó de largo. No hubo emociones en los arcos, el respeto visitante fue exagerado y el dueño de casa careció de ideas y fantasías de sus jugadores. La nostalgia por la ausencia de Ruiz fue enorme.

El respaldo de la gente siempre estuvo, pero el elegido, como en todo el torneo, para descargar la furia y exteriorizar las disconformidades por el bajo rendimiento del equipo fue nuevamente Alfio Oviedo, quien tuvo que soportar silbidos repetitivos hasta tener su revancha.

OTRA HISTORIA. La etapa complementaria tuvo otro ritmo y llegaron las emociones.

Cerro intentó a su manera dañar al rival y los goles llegaron. Oviedo tuvo su reencuentro con el gol y Rojitas volvió a festejar. Tuvo más la pelota, pero se complicó demás a la hora de resolver las situaciones generadas.

La defensa siempre mostró grietas, especialmente con la presencia de Rodríguez, el corpulento delantero, que complicó a los defensores en todas sus intervenciones. Facturó por dos y devolvió la sonrisa a Gustavo Florentín, que por cierto tuvo un duelo especial con la hinchada local, por festejar con euforia los goles de su equipo.

Campeonato parejo y apasionante al concluir las cinco fechas. Signos de preocupación tal vez para Zubeldía, que tendrá que trabajar en cuestiones puntuales para darle el vuelo que Cerro necesita, y más aún, a días de enfrentar a su eterno rival y la Copa de local.

Dejá tu comentario