Nacionales

Niña aché recibe con emoción una prótesis 3D

Una niña perteneciente a la comunidad aché del distrito de Naranjal, Departamento de Alto Paraná, fue beneficiada con una prótesis 3D. Su entrega se realizó de manera especial y el momento fue calificado como algo "mágico".

La niña había recibido un paquete especial con mensajes positivos escritos en él y que estaban dirigidos a ella, de parte de la oenegé Po Paraguay. Su nombre es Esther Karengi, tiene 7 años y proviene de una comunidad aché situada en la zona de Puerto Barra, en Naranjal, Alto Paraná.

Dentro de esa caja había una prótesis 3D diseñada exclusivamente para ella, de color rosa y con flores amarillas. La entrega se realizó hace una semana, en la oficina de la organización, en Asunción.

Te puede interesar: Prótesis 3D, una realidad que rompe barreras económicas

“Esa entrega estuvo cargada de emociones, el primer momento en que Esther se puso su prótesis empezó a llorar y nadie sabía por qué; entonces, su papá le preguntó y ella le dijo que estaba muy feliz”, contó a Última Hora Mateo Acosta, gerente de Producción de Po Paraguay.

Después comenzó a experimentar los movimientos tomando algunos juguetes, mientras también era acompañada por su padre, Ramón Wachu. Todos estaban conmovidos, puesto que Esther no tiene la mano izquierda desde su nacimiento, y sus padres nunca se esperaron algo así.

Una-mano-para-Ester-niña-aché.jpg
<p>As&iacute; entregaron su regalo a la peque&ntilde;a de la comunidad ach&eacute;.</p>

Así entregaron su regalo a la pequeña de la comunidad aché.

Para reanimarla de esa emotiva ocasión y para que entrara en práctica, Acosta le planteó un desafío a la pequeña, le pidió que levantara un barco de tamaño mediano, que es relativamente grande para ella. Si levantaba eso, le dijo que ella podía llevar el juguete. “Se esforzó y pudo”, siguió detallando él.

La niña, contenta y ya más adaptada al entorno, hizo como un juego, poniéndole un nombre aché a cada uno de los que estaban presentes en esa ocasión. El gerente contó que a él le llamó Djapegi, que significa jakare (cocodrilo).

Leer más: Dar una mano

Esta es la primera vez que Po Paraguay beneficia con una prótesis a una indígena, desde su fundación en 2014, acotó el benefactor.

En esta organización, cada pieza es diseñada con la intención de potenciar la individualidad de los miembros Po y no tratar de ser invisibles. Es así que cada usuario puede elegir su prótesis con su color favorito, dibujos animados, superhéroes o el diseño que vaya con su estilo y gusto.

Medidas-para-prótesis-de-niña-indígena.jpeg
Esther no necesitó ir a Asunción para la fabricación de su protesis, lo hicieron con base en sus medidas.
Esther no necesitó ir a Asunción para la fabricación de su protesis, lo hicieron con base en sus medidas.

En un voluntariado conocieron a Esther

Esther y su familia viven en la ribera de un río y hasta su comunidad es posible llegar solamente cruzando caudales, mencionó a Última Hora Ana Paula Cuenca, quien conoció a la niña indígena en una visita de voluntariado en el distrito de Naranjal, y dio a conocer la historia a Po Paraguay.

Además, también fue quien llevó a la pequeña y a su padre hasta el lugar de la entrega de la prótesis.

Leer también: Fue en busca de una prótesis y se convirtió en la musa de quien las fabrica

“Yo le vi a Esthercita y lo primero que se me ocurrió fue Po Paraguay”, expresó con entusiasmo Cuenca.

Especificó que a partir de eso, primero conversó con una amiga sobre la idea y luego decidió ponerse en contacto con la organización, a través de las redes sociales, a principios de febrero.

familia-de-Esther-prótesis-a-indígena.jpeg
La pequeña Esther en medio de sus padres, junto a Ana Paula Cuenca (d) y sus amigas.
La pequeña Esther en medio de sus padres, junto a Ana Paula Cuenca (d) y sus amigas.

Para su sorpresa, su mensaje fue contestado al día siguiente, y en el retorno, consideraron el caso y le prometieron indicarle cómo tomar las medidas a la niña y diseñar en base a eso la prótesis. Ella y una amiga siguieron todas las indicaciones correspondientes.

La fabricación duró casi dos semanas, en una se realizó el diseño y en la otra se imprimió la pieza para su entrega, que fue lo que llevó más tiempo acordar porque querían reunir a todos los actores involucrados en la historia de Esther, indicó Acosta, que calificó ese día como “mágico”.

Cuenca relató que, en una ocasión, una persona prometió a los padres de Esther que conseguiría una prótesis para su hija, pero que nunca volvió a aparecer, sin embargo, ellos se quedaron con la ilusión a cuestas.

Pero los trámites con Po Paraguay hicieron que la esperanza volviera a sus vidas.

Así recibió la ayuda

Actualmente, Po Paraguay subsidia los casos como el de Esther, con el respaldo de padrinos o empresas que puedan ayudar a cubrir los costos.

Po no solamente trabaja con prótesis de manos, sino que también de brazos, pies y piernas, por lo que las personas interesadas pueden contactar con la ONG por los siguientes medios: para llamadas y Whatsapp al (0981) 133-125 y al (021) 338-4314, o al correo electrónico quiero@po.com.py

Desde la organización también invitan a las empresas, instituciones públicas, asociaciones, familias y personas a colaborar con las causas.

Dejá tu comentario