Deportes

Ni las inundaciones pudieron con el sueño de Pérez

 

La Copa Paraguay sigue cumpliendo sueños y revelando historias de vida dignas de compartir. Hoy conocemos la de Néstor Pérez del Deportivo Santaní, quien debutó en la semana y marcó el último tanto de la goleada (0-5) ante Sudamérica.

Así, Pérez dio el primer paso de su sueño, pero para ello tuvo que afrontar varias vicisitudes de la vida y kilómetros, que a cualquiera le hubiesen hecho retroceder.

CONTRA EL RÍO. Pérez nació en el seno de una humilde familia en Villa Franca, un pequeño municipio rural de tan solo 1.300 habitantes del departamento de Ñeembucú, que constantemente es azotado por las crecidas del río Paraguay y de la cual Pérez y su familia tampoco pueden escapar.

“Mi sueño es ayudarle a mi familia, comprarle una casa a mi madre y todo lo que se merece, porque sufren mucho con las constantes crecidas del río, en esta última tuvieron que mudarse a un tinglado. Por ellos más que nada lucho día a día porque si fuera mí, no aguantaría, es muy sacrificado esto”, reveló Pérez, quien es hijo de un carpintero (don Hugo Pérez) y de una ama de casa (doña Ramona Ayala) y es el quinto de 6 hermanos.

INICIOS. Néstor arrancó su sueño jugando en las polvorientas canchitas de su barrio, hasta que un día, su hermano lo alentó a jugar por un equipo de la Liga Alberdeña.

Este equipo era el humilde Sport Rivereño, de la compañía Lomas, de la ciudad de Alberdi, donde estuvo casi tres años para luego ser convocado a la selección alberdeña Sub 19.

“Me convocaron, jugué dos partidos, el primero fue ante Tacuaras al que le ganamos, marqué un gol y salí la figura. Después, jugamos la final con Pilar, perdimos y ellos me convocaron. También jugué dos partidos con ellos y luego volví a Franca”, relató Pérez, quien se desempeñaba como albañil en su ciudad. “Empezaba a trabajar a las 6 de la mañana, luego le pedía permiso a mi patrón para ir a entrenar a Alberdi, que queda a una hora, luego volvía para trabajar al otro día, otra vez”, comentó.

Santaní. ”Al volver de Pilar, mi vecino me dijo para probar en la Sub 19 de Santaní, vinimos, hice la prueba, me quedé y en unos meses se fueron a mirarme y me convocaron en la Primera”, contó, muy feliz.

DEBUT Y META. “Estoy muy contento por mi debut, esto recién empieza y como todos, quiero llegar a uno de los grandes. Aparte de regalarle la casa a mi mamá, solo quiero una vida normal, sin necesidades”, culminó.

Dejá tu comentario