País

Ñemby: Por brote de KPC siguen sin aceptar nuevos pacientes en terapia

Tras el brote de la enzima Klebsiella pneumoniae carbapenemasa (KPC, bacteria resistente a antibióticos); que se registró en el mes de junio en el Hospital Materno Infantil de Ñemby y afectó a siete bebes, no se recibe nuevos pacientes en el servicio de terapia intermedia de neonatología y la sala de parto se cerró, solo se atienden los casos urgentes, explicó el director doctor Nilton Torres. El objetivo de los cierres es evitar la diseminación.

“La sala de partos solo funciona en casos de extrema urgencia para no generar la necesidad de usar la sala de neonatología. Los que ya no dan tiempo para derivar a otro hospital es lo que hacemos”, señaló. Los casos que llegan se derivan a otros hospitales maternosinfantiles de salud pública.

Afectados. Dos bebés prematuros siguen internados en terapia intermedia, con tratamiento de antibióticos y evolucionan favorablemente, dijo el doctor Torres. A parte de combatir a la enzima KPC, los bebés luchan por ganar peso y lograr el alta hospitalaria porque nacieron prematuros. La internación persistirá una semana más y dependiendo de la evolución, se les dará el alta.

KPC es resistente a los antibióticos, está en los espacios hospitalarios y acecha principalmente a pacientes en terapia, que tienen bajas defensas y son susceptibles.

La propagación se controló y no se registraron casos nuevos, señaló el doctor Torres. El primer afectado se detectó tras el traslado de un bebé internado de otro centro hospitalario, que vino portando el KPC y por ende, se transmitió a los otros niños hospitalizados. Cinco pacientes ya tuvieron el alta.

PROCESO. “Están evolucionando favorablemente pero aún no están completando el esquema de antibiótico. Con el tratamiento que hacen, los controles periódicos llegan a una curación del 100% sin secuelas”, dijo el director con relación a los dos bebés que siguen internados.

El centro no cuenta con terapia intensiva, más bien es una sala de neonatología de mediana complejidad, es decir, una terapia intermedia. “No tenemos respirador ni equipamiento”, destacó el director. La capacidad es de 6, pero suelen albergar hasta 9 niños por la alta demanda. Una vez, que los bebés tengan el alta hospitalaria, se desinfectará la sala de parto y neonatología. La de terapia intermedia se refaccionará y posteriormente, se rehabilitarán ambos espacios.

Dejá tu comentario