Turismo

Museo de Historia Natural para explorar la biodiversidad

 

Aprender desde las características de una araña o un alacrán hasta apreciar de cerca la composición de los mamíferos más emblemáticos y en peligro de extinción o conocer las cualidades de la flora. Este circuito se puede realizar en el Museo Nacional de Historia Natural del Paraguay, ubicado en San Lorenzo.

No emiten sonido ni movimiento. En su mayoría, sus cuerpos están embalsamados para mantener viva la memoria. Para advertir que su familia –aún resistente en el hábitat natural– corre peligro por la persecución humana y, sobre todo, para demostrar lo clave que significa conservarlos para el equilibrio del ecosistema.

Se trata de las distintas muestras de flora y fauna de todo el país, que alberga el museo, ubicado sobre la ruta Mcal. José F. Estigarribia km 10. El sitio, dependiente del Ministerio del Ambiente, alberga a cerca de 100.000 especies de animales, procesados y no procesados y al menos 30.000 especies de flora. Los ejemplares, animales ya muertos y plantas disecadas, están almacenados tanto en el área de exhibición, disponible para visitantes y el espacio científico, donde el acceso es solo para investigaciones.

MUSEO ECOLOGICO EN SAN LORENZO_29_7526897.jpg
El sitio, dependiente del Ministerio del Ambiente, alberga a cerca de 100.000 especies de animales, procesados y no procesados y al menos 30.000 especies de flora.
El sitio, dependiente del Ministerio del Ambiente, alberga a cerca de 100.000 especies de animales, procesados y no procesados y al menos 30.000 especies de flora.

Las muestras son preparadas para conservarlas a través de diferentes métodos; ya sea líquido o seco para su posterior estudio científico o exhibición.

Dentro de la colección y el área de trabajo se encuentran botánica (plantas), mastozoología (mamíferos), ornitología (aves), herpetología (anfibios y reptiles), ictiología (peces), invertebrados (insectos, arácnidos, crustáceos y otros) y paleontología (fósiles), explica el director del museo, Luis Antonio Morán.

“Es un lugar de consulta, como una biblioteca, pero de animales y flores”, menciona el director mientras muestra una variedad de aves de distintos plumajes que se encuentran embalsamados en el área científica.

Infraestructura. Los funcionarios señalan que lo ideal es poder tener dos amplios salones, tanto para la exhibición como para el área científica, con las instalaciones adecuadas. Asimismo, se precisa de un salón auditorio a fin de recibir a los chicos que participan en las colonias de vacaciones, además de estudiantes que llegan frecuentemente y no pueden desplazarse cómodamente dentro del pequeño y precario recinto.

Varias de las muestras están hacinadas en cajas de cartón porque ya no hay otro espacio. También deben combatir con insectos invasores y la humedad.

“Necesitamos un edificio acorde para las colecciones, como un salón auditorio, a fin de darles destaque a los investigadores y sus trabajos. Los conocimientos existen, pero no podemos dar destaque por la precaria infraestructura”, señala Morán.

Cinthia Acuña, jefa del área de atención al público, refiere que las colonias de vacaciones tienen gran aceptación, pero la cantidad de niños que participan es el doble de la capacidad del espacio, por lo que realizan estrategias de distribución para no romper la ilusión de los pequeños por la falta de un espacio adecuado.

Mientras el lugar es precario el tesoro que alberga posee un valor incalculable e ideal para conocerlo. El horario de atención es de lunes a viernes, de 7.00 a 15.00, frente a la Universidad Nacional de Asunción.

Los conocimientos científicos existen, pero no podemos dar destaque por la precaria infraestructura que tenemos. Luis Antonio Morán, director del Museo.

Único especialista en alacranes
El biólogo David Guerrero asegura que es el primer especialista en garrapatas y escorpiones. El experto colabora de cerca con el Museo Natural y emite varias recomendaciones sobre los alacranes, de frecuente aparición en primavera y verano.

El experto asegura que en el país existen alacranes inofensivos, los de tamaños grandes provenientes del Chaco y los que habitan en área urbana de color negro. Pero también se encuentra el denominado Tityus trivittatus, de color amarillo oscuro y con pinzas largas y finas, que sí tienen importancia médica, es decir, pueden afectar a la salud humana.

Especialmente, a niños y personas de la tercera edad, por la bajas defensas.Guerrero señala que los alacranes sobre todo aparecen en las rejillas del baño, por lo que la recomendación es que en los hogares se tomen las medidas preventivas, como la fumigación, prestar bastante atención al ir al sanitario, principalmente, en horario nocturno y no ir descalzo.

Indicó, además, que en el caso de que se capturen es recomendable acercarlo hasta el museo para su clasificación.

Dejá tu comentario