País

Municipios ignoran alerta roja por altos índices de infestación larvaria

Villa Elisa y San Lorenzo denotan alta presencia de larvas del mosquito transmisor del dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla. Prolifera un ambiente dañino para la salud de los moradores.

Barrios totalmente poblados que están cerca de la transitada ruta Acceso Sur, en las ciudades de Villa Elisa y San Lorenzo, se encuentran con numerosos baldíos con matorrales, sitios que son convertidos en vertederos clandestinos de desechos y potenciales criaderos de mosquitos. Pese al aumento de los índices de infestación del mosquito transmisor del dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla en esas ciudades de Central, y la alerta emitida por el Ministerio de Salud, no se conocen acciones de emergencia que estén adoptando las municipalidades.

En el barrio 29 de Setiembre de Villa Elisa, en la esquina de Luis Alberto del Paraná y Oceanía, los cuatro terrenos que cubren el lugar están con enormes matorrales. A la vez, la calle Oceanía, ya hacia el territorio del barrio Ypatí, empieza a deteriorase a partir de este punto de la ciudad, y a unos 200 metros está una gran zanja convertida en un vertedero ilegal. En el lugar se nota que alguna vez existieron un sistema de entubamiento pluvial y enormes sumideros, que fueron levantados con el paso del raudal, y hoy día solo quedan trozos de cemento removidos.

En el mismo barrio 29 de Setiembre, sobre la muy utilizada calle asfaltada Luis Alberto del Paraná casi Indio Guaraní, las aceras estaban ayer llenas de bolsas de basuras. Una comerciante dijo que debe contratar a carriteros para que lleven las basuras que se descomponen y emiten fuerte olor, ya que el recolector solo pasa dos veces por semana.

En el municipio vecino, San Lorenzo, en el barrio Espíritu Santo, el paseo central de la calle Brasilia, que está empedrada en esa parte y está a dos cuadras de Avelino Martínez, está lleno de malezas y basurales. Pocos metros más adelante, sobre Brasilia y Chile, están dos enormes terrenos llenos de malezas, con depósitos de neumáticos y con abundante basura, algunas emitiendo un fuerte olor. Se nota que queman los residuos para tener más espacio.

En el barrio Barcequillo, sobre la Avda. Prats Gill y Vivaldi, la esquina tiene un matorral de décadas, con residuos, y la calle trasversal en mal estado.

Embed

Hace varios años la calle está intransitable. El mayor drama es el vertedero en el zanjón y los mosquitos. Carlos Antonio Villalba, vecino de Villa Elisa.

Este gran matorrales de más de 20 años. Los vecinos cortan para evitar la presencia de maleantes en el lugar. Nidia Torres, vecina de Barcequillo.

Dejá tu comentario