Sucesos

Mujer es baleada en el cuello por un celular en insegura Costanera

La joven fue rodeada por un grupo de jóvenes, quienes le despojaron de su aparato telefónico. No había presencia policial en la zona y se sintió sola. Ahora está internada en estado delicado.

Los asaltos y despojos no cesan en la Costanera de Asunción, a pesar de los distintos dispositivos de seguridad que las autoridades del orden público han ensayado en el espacio que bordea la Bahía. Los hechos se dan de manera diaria en el sitio y las víctimas, en la mayoría de los casos, ni radican sus denuncias, debido en gran parte a la falta de credibilidad de la Policía.

En la noche del viernes pasado, una joven de 23 años, identificada como Natalia Isabel Franco Troche, se resistió a ser asaltada por un grupo de jóvenes y fue herida de un disparo de arma en el cuello.

Los delincuentes se llevaron el teléfono celular de la mujer. Posteriormente, la víctima fue auxiliada por vecinos del barrio de viviendas sociales Jardín de la Bahía, quienes la llevaron hasta el Hospital del Trauma, donde quedó internada en estado delicado.

El hecho ocurrió aproximadamente a las 22.30. En ese momento, no había ningún efectivo policial custodiando la zona, mencionaron los lugareños.

no denuncian. Anoche, un equipo periodístico de este medio estuvo en la zona constatando la percepción de inseguridad que tienen las personas que frecuentan la Costanera para realizar algún tipo de deporte.

Antonio –nombre ficticio dado a un hombre que utiliza la Costanera para trotar por las noches– comentó que el jueves de la semana pasada, un joven fue despojado también de su celular y a él le cupo brindarle ayuda. En esa ocasión, la víctima por suerte no resultó herida. “La impotencia de no poder hacer nada. Fue rodeado por varios jóvenes y el tipo tuvo que entregar su teléfono. Después quedó desorientado”, indicó.

Lo llamativo para Antonio fue cuando se ofreció al joven para acompañarlo hasta la comisaría a formular la denuncia del caso. “Me dijo: ‘Dejá nomás, gracias; al pedo se hace la denuncia, no voy a recuperar más mi teléfono y menos los policías van a buscar’”, comentó.

El hombre –que pidió mantenerse en el anonimato por temor a posibles represalias– resaltó que esa es la sensación transmitida por la mayoría de las personas que conoce que fueron víctimas de asalto. “No se confía más en la policía”, remarcó.

Dejá tu comentario